martes , 16 agosto 2022
Ultimas Noticias

Morena y AMLO sí hacen fraude: aquí los números

Juegos de poder

LEO ZUCKERMANN

28 de Noviembre de 2018

Publicado en Excélsior

A la gente se le pidió opinar si estaba de acuerdo o no con la construcción del Tren Maya y del Tren del Istmo de Tehuantepec, entre otros temas.

Hay veces que un asunto es tan ridículo que uno, como columnista, se rehúsa a escribir sobre eso. Es lo que, en principio, me sucedió con la supuesta “consulta popular” sobre diez temas de la agenda de gobierno de López Obrador. ¿Para qué dedicarle tiempo y espacio a algo tan absurdo? Luego, cuando Sebastián Garrido, politólogo del CIDE, publicó en Twitter su análisis de las cifras de este ejercicio que organizó Morena el sábado y domingo pasados, no me quedó otra más que dedicarle una columna para decir, uno, que esto no tiene nada de democracia participativa y, dos, que nuestro próximo gobierno, apoyado por Morena, en contubernio con la Fundación Arturo Rosenblueth (FAR), cometieron fraude. En particular, existe la evidencia de que hubo casillas donde retacaron las urnas de votos inexistentes. Penoso, por donde se vea, para una opción política que durante años se quejó de supuestos fraudes electorales, demandando limpieza y transparencia en los ejercicios de consultas a la ciudadanía.

De acuerdo con lo reportado por el próximo vocero del gobierno de López Obrador, Jesús Ramírez, y el presidente de la FAR, Enrique Calderón, 946 mil ciudadanos participaron en la “consulta”. Se instalaron mil 96 mesas de votación en 548 municipios del país. A la gente se le pidió opinar si estaba de acuerdo o no con la construcción del Tren Maya, del Tren del Istmo de Tehuantepec, la refinería en Tabasco, la reforestación de selvas, bosques y plantación de árboles frutales, el aumento de la pensión a adultos mayores, becas y capacitación laboral a jóvenes que ni estudian ni trabajan, becas a estudiantes de nivel medio superior, entrega de pensiones a personas con discapacidad, atención médica a quienes no cuenten con servicios de salud y cobertura gratuita de internet.

Los resultados, para empezar, no son los de un país plural y democrático como México, sino los de las épocas doradas del autoritarismo priista. En cada uno de los diez rubros, alrededor del 90% de los que supuestamente votaron lo hizo a favor.

Según el análisis de Garrido, el 62% de los votos de la consulta se registraron en siete de los 32 estados, todos ellos donde Morena tiene una fuerte presencia electoral. Son Tabasco (14%), CDMX (14%), Estado de México (11%), Veracruz (8%), Oaxaca (6%), Chiapas (5%) y Puebla (4%). Sólo en un municipio —San Pedro Garza García— de los 548 donde se realizó la “consulta” se votó mayoritariamente en contra de construir el Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas. En los 547 municipios restantes el resultado fue a favor de estas propuestas. Este consenso de tipo soviético también puede observarse a nivel de cada casilla. Sólo en una de las mil 96 instaladas ganó el “no” al Tren Maya y en dos a construir la refinería. En el resto, votaron abrumadoramente por el “sí”.

Vayamos, ahora, al tema del fraude y, para ser más precisos, de la sospecha, fundada en los datos, de que llenaron las urnas con votos falsos. Garrido analizó el promedio de votos por minuto procesados en las mil 96 casillas en la base de datos reportada por los organizadores. En el 75% de las casillas procesaron en promedio 0.8 votos por minuto, pero en 254 se procesó una cifra mayor. Lo más interesante ocurrió en 31 casillas, la gran mayoría de ellas en Tabasco. Ahí “votaron”, en promedio, tres o más “personas” por minuto. Los “votos” ahí obtenidos representan nada menos que el 20% del total de los registrados en la “consulta”. La suma de los “votos” en estas 31 casillas es mayor que la suma de votos registrada en todas las casillas de todos los municipios de 18 estados de la República: Baja California Sur, Colima, Nayarit, Tlaxcala, Aguascalientes, Coahuila, Durango, Zacatecas, Querétaro, San Luis Potosí, Morelos, Nuevo León, Sinaloa, Campeche, Chihuahua, Hidalgo, Quintana Roo y Sonora. El récord se lo llevó una casilla en Huajuapan de León, donde votaron nada menos que 11.5 personas por minuto.

Perdón, pero no hay manera de que vote más de una persona por minuto en cualquier casilla. Mucho menos tres y, desde luego, imposible que más de once. Lo que hay detrás de estos números es muy claro. En el antiguo argot priista, “embarazaron las urnas”, es decir, las retacaron de votos de ciudadanos inexistentes todos ellos sufragando a favor de los programas de AMLO.

Sólo alguien como López Obrador, que es un genio para inventar realidades alternativas en estas épocas de la posverdad, puede presumir, con orgullo, que se trató de un ejercicio de democracia participativa. No lo es. Aquí estamos frente a un fraude. Los números así lo comprueban. Y eso mismo hubieran dicho los lopezobradoristas si esto lo hubiera organizado el PRI en lugar de Morena.

Twitter: @leozuckermann

 

Deja un comentario

Ver también

Las viudas de los carboneros

Palabra de Antígona Sara Lovera* SemMéxico, Ciudad de México, 8 de agosto, 2022.-En 1969, una …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *