sábado , 23 septiembre 2023
Ultimas Noticias

Candidatura opositora

Dulce María Sauri Riancho

Fuente: Diario de Yucatán

El próximo domingo se realizarán elecciones en Coahuila y el Estado de México.

La importancia estratégica de estos procesos electorales está marcada por el tamaño de la lista nominal de elector@s de la entidad más poblada del país —Edomex— y porque ambos estados son dos de los tres gobernados por el PRI.

Cerrados o abiertos, los resultados tendrán un impacto notable en las estrategias partidistas y ciudadanas hacia 2024.

Habrá oportunidad, una vez conocida la voluntad de las y los electores coahuilenses y mexiquenses, de analizar y comentar las consecuencias que se extenderán más allá de sus fronteras.

Ahora quisiera centrar su atención, amig@s lector@s, en los procesos internos de postulación de las candidaturas hacia 2024, muy especialmente la de la presidencia de la república.

Parece que, como en otros asuntos, el presidente López Obrador ha capturado el interés al dar el banderazo de salida a Morena para elegir a su abanderado/a con mucha antelación, desde mayo de 2021. Al llamarlos “corcholatas”, sin decirlo expresamente, él se asume como el “destapador”, cuya voluntad será, en última instancia, la que marcará las preferencias morenistas, “bendecida” a través de una encuesta en la que, curiosamente, será privilegiada su “corcholata” favorita.

¿Y las oposiciones? Bien, gracias, pero no por mucho tiempo si no le atinan a diseñar un método para la postulación de la candidatura presidencial.

Llegó el momento de las definiciones, pero no de la persona, sino de la forma concreta en la que se materializará la alianza entre partidos y organizaciones de la sociedad, entre militancias y ciudadanía, con el propósito común de brindar un proyecto de futuro distinto al que Morena pretende preservar.

¿Quién será el/la portadora de ese mensaje de cambio de rumbo, de reconciliación y acuerdos? ¿Cómo encontrarla/o?

En esta reflexión recordé a un autor que estuvo muy presente en la década de 1960-1970, cuando los fenómenos vinculados al desarrollo masivo de los medios de comunicación, la televisión principalmente, comenzaban a manifestarse.

Marshall McLuhan, el pensador crítico de esos años, acuñó una frase: “El medio es el mensaje” que, en lenguaje llano significa que la forma de un medio se incrusta en cualquier mensaje que se transmita o transporte; se crea entonces una sólida asociación en la que el medio influye en cómo se percibe el mensaje.

Esta especie de aforismo señala que el medio a través del cual recibimos la información nos afecta más que la información misma.

Parafraseando a McLuhan, para la elección de la candidatura opositora, “el método es el mensaje”, esto es, la manera, la vía diseñada para construir una verdadera opción opositora tendrá un impacto definitivo en la percepción sobre la posibilidad de triunfo de quien la encabece.

Hasta el momento, solo han trascendido algunas determinaciones tomadas por las dirigencias de los partidos políticos de la coalición Va por México. La más relevante es la relativa a que el PAN habrá de “siglar” (nuevo verbo que significa registrar ante las autoridades electorales) a el/la candidata presidencial.

Hecho el anuncio hace algunos meses, de inmediato se comenzó a especular que la postulación se realizaría con las reglas que marcan los estatutos de esa organización: votaría su padrón de afiliados (poco más de 300,000), o sus consejos estatales; aceptarían la participación de aspirantes de otros partidos o de la ciudadanía, pero que la decisión final sería “solo” de ellos.

Ante las críticas, la dirigencia panista matizó sus planteamientos hace unos días, cuando surgió la propuesta de poner un “piso” de firmas a quienes aspiren a participar en el proceso de postulación de la candidatura opositora. Se habló de un millón, el 1% de la lista nominal de electores, dizque para garantizar que no hubiera arribistas, improvisados o buscadores de reflectores.

Ni el INE con toda su estructura puede asegurar la recolección adecuada de los apoyos —lo que sí puede es revisarlos y descontar a los que no reúnan los requisitos—. Además, ¿de dónde saldrán los recursos para realizar una movilización de esa naturaleza?

Si el método es el mensaje, ¡vaya manera de caer en el pantano de la burocracia! Salvo que haya “dados marcados” para algún personaje cuya candidatura no entusiasme ni siquiera a los más acérrimos seguidores de su partido político.

Entonces, ¿cómo hacer del método de postulación de la candidatura presidencial el mensaje de democracia e inclusión indispensable para fraguar una figura ganadora?

En primerísimo término, concibiendo un procedimiento que realmente involucre a la ciudadanía. Y el primer paso es llamar su atención, mostrando a los diferentes prospectos en escenarios y circunstancias, fuera de los salones y las audiencias reducidas y los lleve a un contacto directo con las y los votantes.

Una especie de “road show”, un espectáculo itinerante, en las plazas y calles de distintas ciudades de la república. Después de algunas semanas, aplicar una batería de encuestas sobre los resultados de esa presencia y participación. Las elecciones primarias tal como las conocemos no son necesariamente la mejor vía para lograr el propósito.

La “puesta en escena” de la candidatura opositora puede realizarse con un libreto gastado, aburrido y previsible en sus resultados, o con un nuevo guión, entusiasta e imaginativo, que capture el interés de la sociedad, incluyendo a los adversarios políticos.

Otro miércoles abundaré sobre algunas estrategias, aunque adelanto mi preferencia por las protagonistas mujeres. Como también reconozco la campaña propositiva y vigorosa de Alejandra del Moral como candidata de Va por México en el Estado de México. Hoy cierra su campaña, con esperanza de triunfo para ella y para la opción opositora.

98 años. Los cumple el Diario de Yucatán. Las ocho columnas de su primer ejemplar, el 31 de mayo de 1925, dan cuenta de la constitución de la sociedad cooperativa “Henequeneros de Yucatán”. Ambos nacieron el mismo día, hecho simbólico que vincula estrechamente al Diario con el corazón de la vida económica, social y política de Yucatán.— Mérida, Yucatán.

dulcesauri@gmail.com

Licenciada en Sociología con doctorado en Historia. Ex gobernadora de Yucatán

Deja un comentario

Ver también

Palabra de Antígona: ¿No es como antes? Y la represión?

Por: SemMéxico Sara Lovera SemMéxico, Ciudad de México, 18 de septiembre, 2023.- Nada. Nada nos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *