Jueves , noviembre 22 2018
Portada / Quintana Roo / Secundarias QROO / Urgen al IMSS en Quintana Roo a reparar daño moral
IMSS en Quintana Roo

Urgen al IMSS en Quintana Roo a reparar daño moral

CANCÚN, Q. ROO.- A casi cuatro años de la muerte de un recién nacido atribuible a la falta de atención médica e incumplimiento de protocolos hospitalarios, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) urgió al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a que repare el daño moral de las víctimas.

En la recomendación 40/2018, exhortó para que se inscriba a los quejosos en el Registro Nacional de Víctimas, se capacite y certifique al personal médico y se inicien las denuncias de hechos de lo ocurrido en el Hospital General de Zona con Medicina Familiar No. 1 en Chetumal, Quintana Roo, en noviembre de 2014.

El ombudsman recomendó también a la Fiscalía General del Estado (FGE), como primera instancia encargada del esclarecimiento de los hechos, a que colabore para presentar y dar seguimiento a una queja conjunta, ante las irregularidades detectadas en este caso.

Igual que al IMSS, recomendó diseñar e impartir un curso integral de capacitación de derechos humanos en materia de procuración de justicia.

Lo anterior, porque en la investigación que interpusieron los afectados se les negó su condición de víctimas y dejó inactiva la investigación por más de dos años. El caso, por incompetencia, fue remitido a la Procuraduría General de la República (PGR).

Señaló que para garantizar la reparación integral del daño se deberá identificar, juzgar y, en su caso, sancionar a los responsables, además de implementar medidas preventivas y correctivas.

Los hechos se remontan a octubre de 2014. La víctima tenía un embarazo de 33 semanas y 3 días, los dictámenes médicos confirmaron una condición médica normal en aquel momento. El neonato debía nacer el 22 de noviembre, pero murió cuatro días antes.

Las investigaciones establecieron que fueron algunos síntomas de alerta los que llevaron a la mujer a solicitar atención médica. No obstante, no canalizarla a un segundo nivel de atención, la tardanza de ultrasonidos y una decisión tardía del procedimiento de cesárea, de casi 45 minutos, fueron determinantes.

Las investigaciones muestran que fueron complicaciones de preclampsia y el desprendimiento de placenta de la paciente embarazada lo que contribuyó a la muerte del menor.

Para el personal médico involucrado, el niño nació sin vida. “Cuando nació el bebé su estado de salud era grave, no lloró, ni respiró al nacer, tenía el cordón, pero con una frecuencia baja, estaba en coloración rosa…”.

Sin embargo, la necropsia realizada por la PGR reveló que el infante tuvo vida por cinco minutos, nació y respiró. Al final, fue víctima de un sufrimiento fetal agudo por un parto prolongado.

De acuerdo a la recomendación, hubo inconsistencias en la edad y condiciones del menor, que en aquel momento debió tener 37.4 semanas y padecer peso bajo.

Hubo también falta de decisión para canalizar a la madre del bebé al servicio de urgencias de ginecobstetricia para recibir una atención especializada, y el otorgamiento de medicamentos que pudieron contribuir en forma negativa.

La investigación de la CNDH concluyó que se impidió el derecho a la protección de la salud de la víctima y que se omitió una historia clínica completa para determinar factores de riesgo en la evolución del embarazo.

Además, se incumplió el protocolo médico establecido en la “Guía práctica clínica para el control prenatal con enfoque de riesgo”, entre otros ordenamientos médicos y administrativos.

La CNDH resaltó que la mujer tampoco tuvo una exploración física completa, como lo establece la Norma Oficial Mexicana 007-SSA2-1993, respecto a la atención durante el embarazo, parto y puerperio y del recién nacido.

Se determinó que si la víctima hubiera sido canalizada a otro nivel de atención habría recibido una atención oportuna e idónea, y un “mejor pronóstico de sobrevida para el producto en gestación”.

Derivado de esos hechos, la víctima interpuso una queja ante el IMSS, que determinó el pago de una indemnización por la muerte del infante, el cual fue otorgado en diciembre de 2015.

El Instituto, en un comunicado, informó que cumplirá con la recomendación de la CNDH, al que consideró como “un caso de violación al derecho al trato digno, a la información veraz y oportuna, así como a la seguridad jurídica de la mujer”.

Destacó que el Seguro Social adoptó diversas medidas preventivas, con el propósito de evitar hechos similares e instruyó a la Delegación estatal para que cumpla, en el marco de su competencia, en los contenidos de la recomendación.

Además, pidió reforzar la capacitación del personal en materia de derechos humanos, del Hospital General de Zona con Medicina Familiar No. 1, en Chetumal.

La CNDH se pronunció por brindar atención sicológica y tanatológica a las víctimas que así lo requieran, además de implementar acciones que impidan se repita este tipo de hechos que violan los Derechos Humanos.

Urgió al IMSS para que se implementen cursos integrales al personal médico y de enfermería con capacitación y formación en Derechos Humanos, contra las malas prácticas, emergencias obstétricas, responsabilidad profesional, trato digno a los pacientes y atención del recién nacido.

Además, llamó a establecer la certificación y recertificación del personal para brindar un servicio médico y profesional.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *