viernes , agosto 23 2019
Portada / Yucatán / Secundarias Yucatan / Se consuma un despojo

Se consuma un despojo

Pierde su casa antigua vecina de la Ermita

Publicado en Diario de Yucatán

Después de infructuosas gestiones para tratar de frenar una injusticia, ayer al mediodía se consumó el despojo de la casa de una mujer de 88 años en el rumbo de la Ermita de Santa Isabel.

Acompañado de un cerrajero, el nuevo propietario —quien se adjudicó la vivienda mediante polémico juicio promovido en Ciudad de México— se presentó en el predio y rompió una ventana para poder quitar la cerradura. Luego de recorrer la propiedad, colocó una cadena con candado.

De este caso informamos con amplitud el 23 de julio de 2018. La víctima es la señora Rosa Elena González Sierra viuda de Esquivel, de 88 años, quien se enfrentó a una serie de argucias legales que derivaron en la pérdida de su propiedad, en la que vivió más de medio siglo.

Este despojo saca a flote una de las variantes más comunes de la mafia inmobiliaria: hay indicios de personas que ubican a adultos mayores que viven solos o pasan mucho tiempo solos en sus casas, investigan su situación y los sorprenden en alguna “visita”, para arrancarles firmas mediante engaños.

A la señora González se le inventó un pagaré donde ni siquiera está su firma, sino su nombre.

La historia de este desfalco se remonta a una tarde de 2010. Doña Rosa Elena se encontraba en su casa, en la calle 77 número 522 entre 64 y 64-A, a media cuadra de la Ermita de Santa Isabel, cuando llegó una persona preguntando por su hija política. Ante la respuesta de que ésta no se hallaba en ese lugar, el sujeto dijo que entregaría un sobre y pidió que se le firmara de recibido.

La señora González Sierra no firmó. Dobló la hoja que le entregaban y escribió únicamente su nombre.

En 2013 se presentó un abogado con la notificación de un juicio ejecutivo mercantil promovido en Ciudad de México por Darwin Froylán Quintal Fernández, quien hizo valer un supuesto pagaré de $80,000 y logró que se embargara el inmueble.

La hoja que escribió doña Rosa fue llenada para mostrar un documento de cobro. En efecto, se le escribieron $80,000, pero al momento de la notificación se le exigía ya el pago de $450,000 por concepto de capital e intereses.

Comenzó una lucha jurídica desigual y la víctima prefirió dejar la vivienda, ante la zozobra que le generaba la situación. Vivía con el temor de que en cualquier momento llegara la fuerza pública para desalojarla.

El lunes pasado se presentó Darwin Froylán acompañado de un actuario judicial, para entregar una notificación en la que se establecía un plazo de cinco días para desocupar la casa, que ya estaba vacía.

Vecinos que conocen del caso avisaron a los familiares de la señora González. Llegaron policías, quienes indicaron a los visitantes que no podían entrar, porque para ello requerían la presencia de la fuerza pública.

El plazo venció ayer y, de acuerdo con vecinos y familiares de la mujer, el nuevo propietario se presentó con el cerrajero para abrir la puerta y colocar un candado.

Los familiares indicaron que doña Rosa Elena no está enterada aún del desenlace y esperarán un momento oportuno para informarle.— ÁNGEL NOH ESTRADA

Desfalco

Rosa Elena González perdió un juicio basado en un pagaré con su nombre, no su firma.

Los protagonistas

El promotor del juicio, y ahora nuevo dueño, es Darwin Froylán Quintal. Lo representa en Mérida el abogado Marco A. Canul Nahuat, involucrado en otros casos de despojo. La señora González dice que no pidió dinero en préstamo.

Deja un comentario

Ver también

“Blindaje” a los inmuebles

Hernán Casares Cámara Publicado en Diario de Yucatán Próxima reforma para evitar el mal uso …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: