domingo , noviembre 29 2020
Portada / La Opinión / Rodrigo Llanes Salazar: Dame algo de verdad

Rodrigo Llanes Salazar: Dame algo de verdad

Mirada antropológica

Rodrigo Llanes Salazar (*)

Fuente: Diario de Yucatán

Más de una persona pregona que vivimos en la era de la “posverdad”. Esta expresión, elegida como “palabra del año” por el Diccionario de Oxford en 2016, poco después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos y el Brexit, ha sido definida como aquellas circunstancias en las que los hechos objetivos son menos influyentes en la opinión pública que las emociones y las creencias personales.

El Diccionario de la Lengua Española ya ha aceptado el término y lo define como la “distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales”.

En su influyente libro “La muerte de la verdad”, publicado en 2018, la crítica literaria estadounidense Michiko Kakutani reconoce que los ataques a la verdad no son una novedad de la época en la que vivimos.

Preocupaciones similares fueron externadas por agudos analistas de su tiempo como Hannah Arendt y George Orwell, entre muchos otros. Hace más de dos siglos, Francisco Goya realizó un grabado en aguafuerte titulado “Murió la verdad”.

Además, propone Kakutani, la posverdad y la proliferación de noticias falsas asociadas con figuras como Donald Trump y acontecimientos como la votación del Brexit deben ser entendidas como el resultado de procesos que se han estado gestando desde décadas atrás.

Entre estos se encuentran las críticas a la razón y a otros valores de la Ilustración (además de la verdad, la tolerancia). Estas críticas han sido formuladas tanto por intelectuales “posmodernos” como por activistas y organizaciones de ultraderecha.

Aunque los motivos de sus críticas pueden ser muy diferentes —pues difícilmente las ultraderechas compartirán los cuestionamientos al colonialismo y al patriarcado realizadas por intelectuales posmodernos—, uno de los resultados ha sido la desconfianza en la ciencia y los discursos que defienden la racionalidad.

Asimismo, Kakutani enmarca la actual “muerte de la verdad” en el contexto de las llamadas “nuevas guerras culturales”, tales como las que se libran en torno a temas como los migrantes, el matrimonio igualitario, las vacunas o, actualmente, el uso de cubrebocas.

También en el contexto del auge del narcisismo y de la subjetividad, que celebran la opinión personal sobre el conocimiento y los sentimientos sobre los hechos; de un aumento de la polarización en la que cada “tribu” vive en su propia burbuja y con sus propios filtros, en donde proliferan no solo las “noticias falsas” y los “otros datos”, sino también los troles que atacan a las personas y no a las ideas.

Con la saturación de información en la red se ha incrementado nuestro déficit de atención, la cual se ha convertido en un preciado bien para el llamado “capitalismo de vigilancia” o la “economía de la atención” que lucran con nuestros clicks.

En este contexto, el pasado 9 de octubre, para conmemorar el 80 aniversario de nacimiento de John Lennon, su viuda, la artista Yoko Ono, y su hijo, el músico Sean Lennon, lanzaron el álbum recopilatorio titulado “Gimme Some Truth” (“Dame algo de verdad”).

El título de la recopilación resulta tan pertinente para el momento que vivimos que parece que a Yoko Ono y Sean Lennon no les importó que ya se hubiese publicado otro recopilatorio de Lennon con el mismo nombre hace diez años, una caja de cuatro discos que organizó las canciones del exBeatle en cuatro temas: las piezas políticas, las de amor, las que tratan sobre la vida y las raíces del músico.

Desde luego, el título de la más reciente compilación de John Lennon es también el nombre de una de las canciones de su disco “Imagine”. El libro incluido en la versión CD de “Gimme Some Truth” contiene algunas declaraciones de Lennon sobre la canción: “pienso que nuestra sociedad es conducida por personas dementes con objetivos dementes”, “creo que estamos siendo manejados por maníacos para fines maníacos. Si alguien pone sobre el papel lo que nuestro gobierno y el gobierno estadunidense, etcétera, y el ruso, y el chino, lo que realmente intentan hacer, y lo que creen que están haciendo, me gustaría mucho saber qué creen que están haciendo”.

Además de esas declaraciones, en la canción “Gimme Some Truth” Lennon canta que está harto de oír cosas de hipócritas miopes de mente estrecha y que todo lo que quiere es la verdad, algo de verdad. Lo que Lennon estaba cantando y declarando en 1971 puede ser suscrito por muchas personas en la actualidad.

Vigencia

La vigencia no es solo del mensaje. Al igual que la música de los Beatles, la de Lennon sigue formando parte importante de la “cultura pop” actual. En marzo de este año, al inicio de los confinamientos por la pandemia de Covid-19, la actriz y modelo israelí Gal Gadot lanzó un video en el que ella y otras celebridades interpretaron “Imagine”.

Al inicio del video, Gadot menciona que es su sexto día de cuarentena, que el “virus ha afectado al mundo entero”, “no importa quién eres, de dónde eres, estamos todos juntos en esto”. También comenta que vio un video en el que un hombre italiano toca la trompeta en su balcón, a todas las personas que estaban encerradas en su casa. La canción que interpretaba era, por supuesto, “Imagine”.

Entonces Gadot comienza a cantar, a capela, la primera línea de la canción. Inmediatamente vemos a otras celebridades —entre ellas las actrices Natalie Portman y Amy Adams y la cantante y pianista Norah Jones— entonar los siguientes versos.

El video organizado por Gadot, uno de los primeros videos colectivos de celebridades en esta cuarentena, se hizo viral, y la respuesta fue notablemente negativa. En el canal de YouTube “On Demand Entertainment” el video ha sido visualizado 949,881 veces y tiene, hasta el día de ayer, 10,238 comentarios.

Los usuarios ironizan sobre el hecho de que celebridades millonarias canten “imagina no posesiones” (o bienes). Muchos comentarios señalan lo imprescindibles que son las celebridades en estos momentos y cómo podrían hacer mucho más que cantar “Imagine” en un video.

Respuestas de odio y desprecio a las élites por troles y muchos otros usuarios se han vuelto parte común de la vida contemporánea. La propia Gadot reconoció en una entrevista reciente que le hizo “Vanity Fair” que sus intenciones fueron buenas, que “solo quería mandar una luz y amor al mundo”, pero que “no trascendió”.

No obstante, otra canción de John Lennon sí ha trascendido durante el confinamiento por la Covid-19: “Isolation” (“Aislamiento”), uno de los temas incluidos en su álbum de 1970 “Plastic Ono Band”.

En esta canción Lennon canta que “tenemos mucho miedo”, “tenemos miedo de estar solos. Todo el mundo tiene que tener un hogar”, “tenemos miedo de todo el mundo, miedo al sol”, “el sol nunca desaparecerá, pero puede que el mundo no tenga muchos más años”.

Durante la cuarentena, la canción ha sido interpretada por el actor Johnny Depp, por la banda de rock alternativo Dirty Projectors, por el hijo de John Lennon, Sean, y muchas otras personas menos conocidas.

“Gimme Some Truth”, la reciente compilación de la música de Lennon, incluye lo mismo temas tan conocidos como “Imagine” y “Woman”, algunos que han cobrado notoriedad en el momento actual, como “Isolation”, así como canciones menos conocidas. Es una magnífica oportunidad para escuchar la música de Lennon con nuevos oídos.

Sí, de Lennon existen más recopilaciones de grandes éxitos y antologías que álbumes de estudio propiamente dichos, pero en este caso la compilación se hizo a partir de nuevas mezclas (“mezclas definitivas”) de las canciones que, para Yoko Ono, debían alcanzar tres cosas: permanecer fieles y respetuosas a las originales, asegurar que el sonido sea claro e incrementar la claridad de la voz de Lennon.

Como sucede con casi todo ahora, el lanzamiento de “Gimme Some Truth” ha sido recibido en un entorno de polarización y división entre los fans de Lennon y los Beatles.

En mi opinión, el trabajo de mezcla que hizo Paul Hicks logra lo solicitado por Yoko Ono: las nuevas mezclas no son radicalmente diferentes a las originales, pero sí presentan un escenario sonoro mucho más claro y, principalmente, la voz de Lennon cobra mayor protagonismo sin opacar otros instrumentos.

Sobre todo, creo que las nuevas mezclas nos permiten apreciar mejor temas menos conocidos como “Angela” —sobre la activista negra Angela Davis—, “Out of the Blue”, “I Know (I Know)” y “Bless You”.

En estos tiempos no cae nada mal escuchar la voz de Lennon, más clara y presente, exigiendo algo de verdad.— Mérida, Yucatán.

rodrigo.llanes.s@gmail.com

Investigador del Cephcis-UNAM

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: