Jueves , noviembre 22 2018
Portada / La Opinión / Reforma

Reforma

Sergio Sarmiento

Fuente: www.reforma.com

“Una prensa libre puede ser, por supuesto, buena o mala; pero sin libertad la prensa, ciertamente, no podrá ser más que mala”.

Albert Camus

No es inusitado que el semanario Proceso haya dedicado una portada editorializada a cuestionar a un político. El titular de esta semana, “AMLO se aísla: El fantasma del fracaso”, es típico de la revista, solo que no ataca a un Presidente del PRI o del PAN, sino a Andrés Manuel López Obrador.

La portada refleja una opinión de Diego Valadés, el constitucionalista, expresada en una entrevista con Álvaro Delgado. La revista no hace ningún esfuerzo por aclararlo: simplemente presenta una fotografía de un preocupado López Obrador acompañada de esa cabeza.

Los simpatizantes de la izquierda aplaudían las golpeadoras portadas de Proceso cuando etiquetaban a otros mandatarios, pero no consideran hoy aceptable cuestionar a un Presidente electo de su misma ideología. La revista, lectura de cabecera de la izquierda durante 42 años, se convierte así en una traidora a la causa, especialmente porque Julio Scherer Ibarra, hijo del fallecido fundador y gran patriarca de Proceso, Julio Scherer García, será consejero jurídico de la Presidencia en el gobierno de López Obrador.

Yeidckol Polevnsky, presidenta de Morena, comentó en Twitter: “El problema no es convertir una disparatada opinión personal en una desafortunada frase de portada, ni hay ningún ataque a la libertad de expresión, el problema es que una revista que fue progresista desató el repudio y la indignación popular”. Beatriz Gutiérrez Müller, esposa de López Obrador, opinó: “Todavía no toma posesión y ya está ‘solo’ y a punto del ‘fracaso’. El conservadurismo, de izquierda o de derecha, nubla el juicio y da pie a conjeturas fantasiosas. Los extremos pueden tocarse y abrazarse. Bienvenida la pluralidad y el debate. Lo bueno es el desenmascaramiento”.

Rafael Rodríguez Castañeda, director de Proceso, escribió en 2017 con motivo de los 40 años de fundación del semanario: “Quiero establecer el compromiso de Proceso de seguir siendo lo que al poder molesta y obsesiona: una parte sustancial de la conciencia crítica de nuestro país”. Supongo que la negativa portada sobre López Obrador buscaba mandar precisamente ese mensaje al nuevo gobierno, el cual se vuelve más significativo porque La Jornada, la otra gran publicación de la izquierda, se unió a las alabanzas a Enrique Peña Nieto debido a que este gobierno la rescató de la quiebra.

La portada de Proceso es cuestionable. Tomar una frase de una opinión y colocarla como titular sin ninguna atribución no es una buena práctica periodística, aunque es lo que ha acostumbrado la revista durante décadas. Pero no se puede cuestionar la práctica solo cuando afecta a un Presidente “progresista”.

El propio López Obrador ha declarado que los editores de Proceso “están en su derecho de opinar”. También ha buscado conciliar con otros medios. En una entrevista privada con Denise Maerker declaró que Televisa “es extraordinaria para el país”. En distintas ocasiones, en cambio, se ha quejado de la prensa fifí, en la que incluye con particular frecuencia al Reforma. “Ya chole con las críticas”, dijo recientemente, haciendo referencia a los cuestionamientos al Tren Maya.

A pesar de las críticas, los simpatizantes de la izquierda no creen que el semanario se vaya a hacer fifí. “Proceso siempre ha sido progresista -me dijo ayer Polevnsky-. Siempre nos ha apoyado”. No creo, sin embargo, que la función de la prensa sea apoyar a un partido político.

BENEFICIADOS

Los republicanos en Estados Unidos se verán beneficiados en las elecciones intermedias de hoy por la caravana migrante, que infunde terror a muchos electores, y por el crecimiento económico de 3.5 por ciento, que mucho debe al recorte de impuestos de Trump. Quizá conserven el Senado.

@SergioSarmiento

 

 

 

Deja un comentario

Ver también

Arranca gobierno de la 4T

SharePrimera Ley Dulce María Sauri Riancho (*) Publicado por Diario de Yucatán Se ha vuelto …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *