Lunes , octubre 15 2018
Portada / La Opinión / Quemazón de la censura y represión: cuerpos en libertad

Quemazón de la censura y represión: cuerpos en libertad

Dra. Sandra Peniche Quintal

Martes 13, inicia el carnaval de Mérida con la quema del mal humor. Martes 13 de lindas brujas en acción. Nosotras quemamos a la censura, a la represión del ser porque nos rehusamos a estar yertas, muertas a expensas de quienes pretenden controlar nuestros cuerpos, nuestros pensamientos, nuestros movimientos. Y OBVIO, somos intolerantes a todo abuso, nos resistimos y oponemos activamente a ser presas de grupos de inhumanas e inhumanos y de fanáticas del rezo como instrumento para denigrar el placer. Estas enterradoras del amor, vegetan en este mundo y son incapaces de autoliberarse de sus cadenas y rígidos, obsoletos y mortales caparazones. Viven el día a día con grandes penas, con vacío existencial, porque para vivir, hay que gozar y gozar a plenitud y todas las veces posibles y de las más variadas formas, con todos los colores y con toda la música. Las fanáticas del rezo no pueden deleitarse, son incapaces del gozo vivo, han patologizado el deseo porque no pueden soltarse, no pueden sentir, no pueden dar ni darse. Son vasijas donde depositan sus controladores todos sus vicios, puesto que para vencerlas, es indispensable convertirlas en objeto denigrado. Para estar como fanática rezadora, no se necesita el cerebro. De hecho, el cerebro les estorba. Para esos inhumanos seres fanáticos rezanderos, controlar, limitar, censurar, dañar, disminuir, convocar y arengar a cometer ilícitos, es su hostia, cual necrófila representación.

Para nosotras las brujas, las mujeres autónomas, independientes, sabias, amorosas, que vamos por donde decidimos caminar, que gozamos con el alma de un maravilloso encuentro amoroso erótico o no erótico, pero siempre placentero. Nosotras, quienes decidimos qué queremos y qué no, a quién y quiénes queremos y a quién y quiénes no y les apartamos; mujeres que construimos un mejor mundo, que posibilitamos múltiples proyectos de vida, que nos condolemos del sufrimiento de nosotras mismas y nuestras congéneres, que cuidamos a otras personas, a nuestra ascendencia y descendencia, a la tierra y al planeta. Somos nosotras, mujeres con alma que destilamos vida y placer, la realidad del presente y la seguridad del futuro. Algunas místicas, otras espirituales y ateas como yo, curanderas del dolor y gestantes de maravillas por vivir. A nosotras nos da gran pena ver el vacío y dolor en cada rígido cuerpo, disfrazados y mutilados para el comercio y servicio sexual doméstico y religioso. Han renegado del pensamiento, de la razón, son muy mal ejemplo de ética, de moral, pero son magníficos para educar con el ejemplo de lo que no debe ser un ser humano, porque ni siquiera se les puede llamar personas. Ser persona requiere de libertad y formación racional y conciente. La consciencia es de lo que adolecen estas inhumanas e inhumanos rezanderos. Son la oscuridad, la claudicación del placer de vivir, agoreros de la opresión y el mal vivir, apologistas del sufrimiento y la dominación.

Servicios Humanitarios en Salud Sexual y Reproductiva, AC., y en mi carácter de representante legal, informo a toda la población que mantenemos nuestro compromiso por la salud y el bienestar de todas las mujeres y hombres usuarias y usuarios de nuestros servicios y programas, mismos que están basados en el ejercicio de los Derechos Humanos. A las mujeres les decimos que la Norma Oficial Mexicana 046 es una realidad y que tenemos el compromiso ético, moral y legal, de hacerla realidad. Refrendamos que SHSSR trabajamos por la salud y seguridad de las mujeres. ONCE MIL ATENCIONES LO DEMUESTRAN Y NINGUNA MUERTE EN 17 AÑOS DE ESTAR EN SERVICIO.

No queremos que ninguna mujer ni ningún hombre enferme o muera por causas prevenibles debidas al ejercicio de su sexualidad y reproducción. No queremos ninguna muerte más por cáncer cervicouterino, porque es prevenible. No queremos ninguna persona más con virus de la inmunodeficiencia humana, porque es prevenible. El ejercicio de la sexualidad debe ser seguro y sin riesgos. Ni violencia, ni infecciones, ni muerte. Sólo VIDA, SALUD, SEGURIDAD, PLACER Y DICHA! Saquen sus escobas que vienen tiempos mejores.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *