lunes , noviembre 11 2019
Portada / La Opinión / ¡Que voten las Viejas!

¡Que voten las Viejas!

Lupita Ramos Ponce

Fuente: La Crónica Jalisco

Ese fue el titular de una nota periodística firmada por un tal Lic. Rafael Zubaran para dar a conocer el 17 de octubre de 1953  la reforma a la Constitución para reconocer a las mujeres mexicanas como ciudadanas y con posibilidad de votar y ser votadas. El cuestionamiento de porqué las mujeres no eran ciudadanas en México, no era tema de discusión para los hombres, que gozaban de todas las prerrogativas de ser ciudadanos. Cuando en 1911, el periodista y escritor John Reed y en ese entonces corresponsal de guerra en nuestro país para realizar entrevistas y reportajes de la Revolución Mexicana, le preguntó a Francisco Villa si las mujeres ejercerían el voto en la nueva República. El estadounidense recuerda este momento en su libro ‘México Insurgente’: “Estaba extendido en su cama, con su saco desabrochado. –Vaya, no creo –dijo sorprendido, y de inmediato se sentó–. ¿Qué quiere decir con votar? ¿Se refiere a elegir un gobierno y hacer leyes? Dije que sí, que las mujeres lo hacían en Estados Unidos.

–Bueno –dijo, rascándose la cabeza–, si lo hacen allá arriba, no veo la razón para no hacerlo aquí”. Tuvieron que pasar muchos años de ese episodio hasta el 17 de octubre de 1953 para que se les considerara ciudadanas a las mujeres en la constitución mexicana. Hoy se cumplen 66 años de ese gran acontecimiento

¿Por qué no eran consideradas ciudadanas las mujeres mexicanas? Precisamente porque no se les quería tener presente en la vida pública de nuestro país. Las mujeres hasta entonces estaban confinadas al espacio doméstico y privado, al cuidado y atención de la casa y de los hijos.  A partir de 1953, ya como ciudadanas, las mujeres adquirieron, al menos en papel, el derecho a votar en las elecciones populares, ser votadas, asociarse para tratar los asuntos políticos del país, ejercer toda clase de negocios entre otras prerrogativas que anteriormente solo las podían ejercer a través de un hombre.

Sin embargo, los avances han sido graduales y a cuenta gotas, fue hasta 1975 que se reforma el artículo 4to constitucional para reconocer la igualdad de Mujeres y hombres ante la ley. A partir de la última década del siglo pasado, fue necesario que, además del derecho al voto, se reconocieran las brechas de género en la postulación a cargos de elección popular. De acuerdo con el informe del INE, la representación de las mujeres en el Congreso mexicano no había rebasado 15 por ciento en 1988.

Desde entonces hubo mayores esfuerzos para que los partidos postularan a un mayor número de mujeres a los cargos de elección popular; inicialmente de manera voluntaria y a partir de la reforma política de 2002, con una cuota obligatoria que se fijó inicialmente e 30% de las postulaciones y que pasó a 4 por ciento en 2008. Sin embargo, mayores oportunidades de postulación no garantizaban igualdad de representación, por lo que colectivos feministas impulsaron y consiguieron que el principio de paridad de género en la postulación para integrar el Poder Legislativo se incluyera en la Constitución y que comenzara a aplicarse en las elecciones intermedias de 2015.

Hoy, como resultado del principio de paridad, de las 500 diputaciones que conforman la Cámara de Diputados, 241 corresponden a mujeres y de 128 escaños en el Senado, 63 son ocupados por mujeres y por primera vez dos mujeres ocupan la presidencia de la mesa directiva en el Senado y en la cámara de diputados. Sin embargo, las mujeres continúan compitiendo en condiciones desiguales en materia electoral y sobre todo, padeciendo de la violencia política que se ejerce en contra de ellas. No se puede construir la democracia sin la participación libre, plena y sin violencia de todas las mujeres. La ciudadanía sin violencia en contra de las mujeres aún es una deuda pendiente en este país.

lupitaramosponce@gmail.com @lupitaramosponce

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: