Jueves , agosto 16 2018
Portada / La Opinión / PUNTOS SOBRE LAS ÍES

PUNTOS SOBRE LAS ÍES

SUBE LA TEMPERATURA

ANTONIO NAVALÓN

A medida que van avanzando los días, y van quedando menos para llegar al 1 de julio, se va caldeando el ambiente sociopolítico del país.

Primero fueron las descalificaciones gratuitas y las constantes menciones a esa especie del mal universal llamada “La mafia del poder” por López Obrador, luchando para que no se repita lo que según él ya le pasó en las elecciones del 2006 y 2012.

Es normal que los políticos tengan muy poco sentido de la autocrítica.

Pero, de lo que tenemos que ser conscientes es que el país se va polarizando. Y que es normal – en algunos casos de liderazgos fuertes y permanentes que sus defensores no solamente tengan una posición vigilante, sino agresiva hacia los demás. Sobre todo, si se les ha enseñado que lo normal es que se les robe, que se violente la democracia y que un grupo de desaprensivos haga todo para que el verdadero pueblo no llegue al poder.

Creo que a Morena –a su líder y a quienes le acompañan– le vendría bien recordarle a sus militantes que por mucho entusiasmo que tengan y que hayan sido educados en doce años en que robarles es lo normal, siempre se deberá respetar la libertad de expresión, pero sin llegar a violentarla.

La paz está enferma en nuestro país, es un sinónimo casi galáctico. Pero hay otra paz que es todavía peor, la que emana de la boca de los cuernos de chivo o de esa convivencia trágica permanente de algunos cuerpos de seguridad, con nuestros malos oficiales, como son los cárteles.

A cambio, tenemos una paz injusta pero cívicamente activa y buena. El pueblo de México es, en mi opinión, uno de los más sufridos y sacrificados. Por eso no es bueno pretender volverles a ver la cara, ni robarles lo que ellos creen.

Pero también hay una parte, como pasa siempre en todos los pueblos, que es un profesional del lío y en ese sentido se dan todas las circunstancias, para que esta elección también se nos pueda ir de las manos por ese lado.

Los morenistas -que son los que más se están distinguiendo últimamente- no pueden entrar en el juego del acoso, de perseguir a todos los rivales o adversarios electorales de su jefe y de su movimiento, repitiendo su nombre cuando se lo encuentran al entrar o salir de cualquier acto público.

El éxito va a depender de muchas cosas, sobre todo, de que una gran parte de mexicanos -por muy estimulados que estén por el voto del enojo y por mucho que la frustración sea el elemento clave de esta campaña electoral entiendan que no están echándole un cerillo al último depósito de gasolina que queda. Por lo tanto, tienen que ser conscientes que entre las actitudes de desprecio al diálogo y la falta de respeto a la situación podemos llegar a un escenario en el que nadie necesite robarles nada, porque ellos solos lo pierden todo.

* Esta opinión no refleja la del periódico

Fuente: Reporte Índigo

 

Deja un comentario

Ver también

PAN pierde Séptimo Distrito Local por no ir con candidatura común

ShareEl Distrito VII Local con sede en Mérida fue ampliamente peleado en esta contienda Electoral …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *