Miércoles , octubre 17 2018
Portada / Yucatán / Principales Yucatan / Planta para potabilizar el agua de mar, estaría lista a mediados de año

Planta para potabilizar el agua de mar, estaría lista a mediados de año

Luego de crear un sistema para desalinizar el agua que obtuvo inmediata patente en México y Estados Unidos el año pasado,  y tres premios, el ingeniero e inventor con grado de doctor, Jorge Lechuga Andrade,  se encuentra ahorita en pleno proceso creativo y científico para darle vida al proyecto piloto de su invento para que, este mismo año, ya pueda producir agua dulce y potable del agua salada.

El doctor Lechuga Andrade, tiene 35 años de experiencia en la industria privada, así como 30 años de docencia en la Facultad de Ingeniería Química de la UADY y 14 como investigador;  incansable, el doctor lechuga Andrade ahora inició el año trabajando con sus alumnos en la creación de un modelo a escala del desalinador de agua por él creado, y que  permite que el agua entre de abajo hacia arriba, pase por las membranas que giran por revoluciones centrífugas, se filtra el “agua buena”, se rechaza el “agua mala” y ambas son almacenadas en recipientes. El agua buena se transforma en agua dulce y potable.

Cabe mencionar que tanto la patente como los diagramas de flujo, la membrana que se utiliza y que además es amigable para el medio ambiente y así como otras partes del proyecto, están patentados tanto en México como en Estados Unidos. “Ahora estamos en pleno proceso para hacer una planta piloto a escala, con el menor tamaño posible, para comprobar la eficiencia del proceso. Vamos a hacer con funcione con energía fotovoltaica (solar) para que no consuma energía fósil, que es la derivada del petróleo”, detalla el inventor.

Para el doctor  Lechuga Andrade es fundamental que la planta de desalinización funcione con energía fotovoltaica o “limpia”,  para la que utilizarán  el agua desechada  de la planta  para enfriar las celdas de la planta fotovoltaica y hacer así que no caliente y produzca más energía solar.

“El agua de rechazo es muy salina entonces, con una post tratamiento, hacemos que baje esa salinidad y le podemos dar uso para enfriar las celdas fotovoltaicas y así sean más eficientes y produzcan más energía solar”, detalla.

El doctor Lechuga Andrade diseñó un post tratamiento basado en las prácticas de Europa y Medio Oriente, que consiste en construir plantas duales o híbridas, en el que la planta A puede tener desperdicio de materia prima que es útil para la planta B. En el caso de la ósmosis inversa, el desperdicio es el agua de rechazo que tiene altos niveles de sal, pero al utilizarse una planta donde se recuperan elementos residuales como el magnesio, que tiene una demanda alta en el mercado, se crea una planta dual donde se evita el desperdicio. Esta fue una de las propuestas principales para evitar los impactos ambientales.

El ingeniero inventor también está en pleno proceso de conseguir la empresa que le produzca las membranas para la planta desalinizadora. “La membrana es el corazón del proceso y como la que propongo en mi patente es distinta a las que se comercializan en la actualidad, debo ver qué compañía las realizará. Necesito diez módulos de membranas, cada módulo tiene como mil membranitas”, explica.

El doctor Lechuga Andrade considera que, para mediados de año, ya estará listo para producir agua potable y además, con energía solar.

El desarrollo de la planta piloto valió para el investigador el reconocimiento de Invención de Desarrollo Tecnológico e Investigación en Ingeniería Química por el Instituto Mexicano de Ingenieros Químicos (IMIQ) y el Premio Ing. César Baptista por su Trabajo en Excelencia en Ingeniería Química.

Fuente: Yucatán Ahora

Deja un comentario

Ver también

Mauricio Vila constata trabajos de mejora de servicios en Dzityá

ShareEl alcalde, Mauricio Vila Dosal, supervisó los trabajos de ampliación de red de agua potable …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *