jueves , julio 16 2020
Portada / Campeche / Piratas en el golfo de México: los ataques marítimos aumentan
piratas

Piratas en el golfo de México: los ataques marítimos aumentan

CIUDAD DE MÉXICO — Los piratas salieron de la oscuridad, saltaron a bordo de un buque de suministro con bandera italiana cerca de la costa mexicana. Con las armas desenfundadas, los ocho atacantes trabajaron rápidamente, tomaron como rehenes a los miembros de la tripulación mientras saqueaban la embarcación y se llevaban pertenencias personales y equipo.

Hubo disparos, según la Oficina de Inteligencia Naval de Estados Unidos, y un video de seguridad mostró a un pirata que gesticulaba de manera violenta con una pistola antes de que los asaltantes se alejaran a toda velocidad con su botín.

El ataque en abril fue parte de un aumento de la piratería en el sur del golfo de México que generó una alerta de seguridad de parte del gobierno de Estados Unidos el miércoles 17.

Ha habido una gran cantidad de ataques, robos y otros actos criminales en el área durante los últimos años, de acuerdo con la Secretaría de Marina de México. Otros cálculos sugieren que el número podría ser mucho mayor.

Los ataques —principalmente a embarcaciones y a plataformas de alta mar asociadas con la industria del petróleo mexicano— añaden otra pesada carga a las agobiadas fuerzas de seguridad mexicanas y amenazan con enfriar los deseos de inversión extranjera en el sector petrolero de México.

El miércoles, el gobierno de Estados Unidos emitió una alerta de seguridad especial sobre el peligro de piratas en aguas mexicanas del golfo, particularmente en una vasta zona marítima llamada bahía de Campeche —conocida también, principalmente en México, como la sonda de Campeche—, donde los pozos petroleros de alta mar están concentrados.

“Se sabe que grupos criminales armados eligen y roban a embarcaciones comerciales, plataformas petroleras y navíos de suministro de alta mar”, dijo la alerta.

Los piratas no solo han robado dinero, celulares, computadoras y otros objetos valiosos a los miembros de la tripulación, sino que también se han llevado de las embarcaciones y las plataformas petroleras objetos de precios elevados para venderlos en los prósperos mercados negros de la región, incluyendo equipo sofisticado de comunicación y navegación, combustible, motores, tanques de oxígeno, material de construcción y, en varios casos, las luces del área de aterrizaje para helicópteros.

Si bien el fuerte aumento de los ataques en la bahía de Campeche en los últimos tres años y medio parece haber tomado por sorpresa a la industria marítima y al gobierno mexicano, esta piratería moderna tiene antecedentes históricos en la región.

Del siglo XVI al XIX, corsarios, piratas y bucaneros merodeaban por las aguas de la península de Yucatán, y atacaban buques mercantes españoles que transportaban mercancías hacia España, en particular plata desde el interior de México y la actual Bolivia, dijo Antonio García de León, quien escribió un libro sobre la historia de la piratería en el golfo.

En décadas recientes, las aguas territoriales de México en el golfo estuvieron en gran medida libres del tipo de piratería que afectó a zonas de gran incidencia criminal como las aguas cercanas a la costa de Somalia y los muy congestionados mares del sureste asiático, dijeron los funcionarios.

No obstante, algo cambió en 2017, según los servidores públicos. Ese año, hubo al menos 19 asaltos exitosos o intentos de asalto o robo en plataformas petroleras, buques de suministro y botes pesqueros en la bahía de Campeche, un aumento en comparación con los escasos cuatro en 2016 y uno en 2015, de acuerdo con la Secretaría de Marina de México (SEMAR).

En 2018, según registros de la secretaría, hubo 16 episodios similares en la bahía de Campeche. Otros 20 se registraron el año pasado y 19 en lo que va de 2020, según la secretaría.

No obstante, estas cifras son casi con certeza subregistros, según afirman los expertos marítimos.

La Oficina de Inteligencia Naval de Estados Unidos dijo que de manera global “muchos incidentes” de piratería no son reportados por una variedad de razones, incluida la de un deseo de evitar notificar a una aseguradora o eludir una investigación de las autoridades.

La Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte, que representa a los marineros, estima que hubo alrededor de 180 robos y asaltos en la bahía de Campeche tan solo el año pasado. Enrique Lozano Díaz, el inspector de la federación para el golfo de México, dijo que el cálculo estuvo basado en recuentos de navegantes, coberturas informativas locales y llamadas de emergencia a través de la radio de las embarcaciones en el momento en que fueron atacadas.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: