martes , febrero 18 2020
Portada / Yucatán / Secundarias Yucatan / Pensión entre los cónyuges

Pensión entre los cónyuges

Rubén Osorio Paredes (*)

Fuente: Diario de Yucatán

Juan es un emprendedor exitoso de 42 años de edad que a lo largo del tiempo ha logrado consolidar un próspero negocio de carpintería.

Un desafortunado día sufre un accidente automovilístico cuya secuela es una discapacidad motriz que le impedirá caminar el resto de su vida. Noticia terrible para Juan quien ya no podrá trabajar su taller y allegarse de recursos económicos. Tuvo que cerrarlo.

Su esposa Ana es empleada con base federal en la CFE desde hace 10 años y percibe un ingreso fijo de 12 mil pesos al mes. Ana y Juan no tuvieron hijos pero Ana decide que lo mejor para ella es divorciarse. Juan sin empleo y sin posibilidad de conseguir uno que le permita subsistir en virtud de su discapacidad permanente se encuentra a la deriva con un futuro incierto ¿de qué vivirá Juan el resto de su vida?

Estimado lector, la pensión alimenticia entre cónyuges no es una cuestión de género. Es más bien un tema de circunstancias. La obligación de proporcionar alimentos es recíproca, por tanto, el que los proporciona tiene a su vez el derecho de recibirlos. Por lo tanto para que una pensión alimenticia a favor de uno de los cónyuges proceda debe de acreditarse que uno de ellos en razón de su salud, edad o situación particular no tiene medios para subsistir por sí mismo como el caso de Juan, siempre que se acredite que el otro cónyuge tiene medios suficientes para proporcionar una pensión como el caso de Ana. Entonces en el ejemplo que les acabo de compartir, Ana por tener medios y recursos suficientes terminaría proporcionándole a Juan una pensión alimenticia y que duraría el mismo número de años que duró el matrimonio.

Lo mismo sucedería si el esposo tuviera recursos económicos y Ana por haberse dedicado siempre al hogar, por enfermedad o edad no tuviese medios para subsistir por sí misma. En ese caso sería Juan el que pagaría una pensión en favor de su excónyuge por todo el tiempo que duró el matrimonio.

Recursos

Entonces ¿si yo gano más que él lo voy a mantener si nos divorciamos?

Seguramente ésta es la pregunta que te acaba de cruzar por la mente, ¿verdad? La respuesta es: no necesariamente. Si tú ganas 30 mil pesos al mes y tu esposo 20 mil pesos al mes y ambos están perfectamente bien de salud ninguno de los dos necesita de una pensión alimenticia y por lo tanto nadie mantendrá a nadie después de un divorcio.

Como escribimos líneas arriba el tema de la pensión tiene que ver con las circunstancias particulares de cada cónyuge. Y si cualquier persona estuviese en la situación de Juan, sea hombre o mujer, tendrá derecho a una pensión alimenticia. La clave es acreditar la capacidad de quien debe de dar la pensión y la necesidad de quien debe de recibirla.

Recuerda que puedes consultar ésta y muchísima información más en todas mis redes sociales.—Mérida, Yucatán

juridicofacil@hotmail.com

Ruben Osorio & Asociados

Instagram: ruben.osorio.82

Abogado, titular del Despacho Jurídico Rubén Osorio & Asociados y catedrático

Deja un comentario

Ver también

Más que solo la comida y la ropa

Rubén Osorio Paredes (*) Fuente: Diario de Yucatán Juan le ha llevado un convenio de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: