miércoles , marzo 20 2019
Portada / La Opinión / Los dueños del huachicol y el desabasto de gasolina
huachicol

Los dueños del huachicol y el desabasto de gasolina

Por Sanjuana Martínez

¿Huachicol o desabasto? Pareciera ser esta la disyuntiva a la que nos enfrentamos actualmente.

Y surge la pregunta pertinente: ¿por qué hay desabasto de gasolina en un país con petróleo y suficiente gasolina? Obvio. Porque el huachicoleo dominaba los estados donde falta gasolina por el retraso del nuevo sistema de distribución.

Ahora ya sabemos que en los estados donde falta gasolina son los estados del huachicoleo y de la implicación de autoridades en el mismo, no sólo de funcionarios o sindicalistas de Pemex.

Todo indica que en los estados de Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Puebla, Tlaxcala, Colima, Nayarit, Estado de México, Hidalgo, Querétaro, Aguascalientes y Tamaulipas, entre otros, el huachicoleo era una práctica común con decenas de cómplices. ¿A poco los gobernadores de estos estados no sabían lo que sucedía en sus estados? Difícil de creer que el robo a manos llenas de combustible convertido en práctica común y tolerada, fuera algo ajeno a ellos y sus autoridades.

En los últimos quince días, sólo en los estados de Jalisco, Tamaulipas, Estado de México, Puebla y Querétaro, fueron localizadas 34 tomas clandestinas y las autoridades iniciaron 51 carpetas de investigación por el robo de 261 mil litros de hidrocarburo.

Hace dos años, existían 6 mil 873 tomas clandestinas en 25 de los 32 estados de la República, según afirma mi colega periodista Ana Lilia Pérez, que ha investigado el gran negocio de robo de gasolinas que ha existido en México en los últimos años entre bandas delictivas, personal de Pemex y autoridades diversas.

Diariamente se robaban 600 pipas con 15 mil litros cada una, bajo la complicidad del Sindicato de Trabajadores Petróleos de la República Mexicana, pipas que cuestan en el mercado negro 50 por ciento menos que si se compraran a Pemex y que representaban 200 millones de pesos diarios. No es sólo el huachicol o la ordeña de ductos, aquí había todo una estructura de robo de combustibles con complicidades de las altas esferas de los gobiernos, el sindicato y diversas autoridades. Durante 2016 se robaron 26 mil barriles de combustible, es decir, más de 30 mil millones de pesos; durante el 2017 fueron 43 mil barriles y el año pasado superó los 58 mil barriles al día, es decir, más de 66 mil 300 millones de pesos.

Sólo basta con pasear por las calles de Matamoros, Tamaulipas, por ejemplo, para ver a los huachicoleros vendiendo la gasolina en las esquinas, frente a la mirada cómplice de las autoridades de los gobiernos municipales y estatales de cada entidad.

Incluso, algunos dueños de gasolineras de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineras (Amegas) señalan que eran “obligados” a comprar las gasolina y el diesel de las pipas hurtadas, aunque seguramente otros estaban encantados de hacerlo porque significaba un ahorro del 50 por ciento y una ganancia múltiple.

Pero aquí lo importante es identificar a los dueños del huachicoleo. ¿Quiénes son los nuevos dueños del petróleo mexicano? Obviamente quienes han adquirido bienes de Pemex y aquí hay una larga lista, pero destacan nombres bastante conocidos como por ejemplo, Carlos Salinas de Gortari, Enrique Peña Nieto, Vicente Fox, Felipe Calderón, Carlos Romero Deschamps, Emilio Gamboa, Pedro Aspe y Manlio Fabio Beltrones, entre otros ilustres ex funcionarios o líderes sindicales. Todos ellos tienen intereses personales en Pemex; unos compraron plataformas marítimas, otros acciones de Exxon, Mobil o Pemex y algunos son conocidos distribuidores de gasolina.

Obviamente el desabasto de gasolina tiene que ver con los dueños del petróleo lícito e ilícito. Estos nuevos dueños están lanzando un órdago al nuevo Gobierno para retarlo a aceptar el sucio negocio del huachicoleo en detrimento de la economía de los ciudadanos.

Pero el fin del huachicoleo se aproxima y el más perjudicado es el poderoso dirigente vitalicio del sindicato petrolero, el corrupto Romero Deschamps, que quien quiere seguir controlando Pemex. Es él quien esta detrás del desabasto, junto a sus cómplices beneficiarios de Pemex.

Son ellos los que han vendido nuestros recursos a multinacionales extranjeras y decidieron importar hidrocarburos, en lugar de producirlos. Recordemos como durante el Gobierno de Peña Nieto se anunció la compra de un millón 400 mil barriles de petróleo de la empresa Philips 66.

Ahora en el plan para la prevención del Mercado Ilícito de Combustibles (MIC) urge que la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana investigue a los dueños del huachicol y que la Fiscalía General de la República empiece a judicializar con los jueces especialistas en la materia. Mientras la Unidad de Inteligencia Financiera y la Secretaría de la Función Pública analiza las operaciones financieras que son inusuales y el SAT verifica junto con la Profeco la inspección de los instrumentos de medición de las maquinas expendedoras de gasolina.

Es hora que se acabe el huachicol, que los dueños de gasolineras dejen de comprar pipas robadas, que los empresarios dejen de enriquecer a los corruptos comprando gasolina expoliada a los mexicanos. Es hora de que la sociedad se implique y también deje de comprar gasolina robada, en especial los contratistas, transportistas y ciudadanos en general. El cambio está en cada uno de nosotros. El negocio sucio de Pemex debe desaparecer por el bien de todos.

Llegó la hora de meter a la cárcel a los huachicoleros de arriba y a los huachicoleros de abajo. Y si para acabar con este cínico negocio sucio es necesario batallar con el abasto de gasolina unos días, tengamos paciencia, urge comprensión de los consumidores y también un compromiso social a favor de la justicia.

www.websanjuanamartinez.com.mx

Twitter: @SanjuanaMtz

Facebook: Sanjuana Martinez

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: