sábado , diciembre 15 2018
Portada / La Opinión / Los corazones rotos

Los corazones rotos

Políticas de AMLO

Denise Dresser (*)

Publicado en Diario de Yucatán

Somos los “corazones” de AMLO. Dice querernos, dice apreciarnos, dice que nos tiene cariño. Y se le agradecen esos sentimientos al Presidente electo, empeñado en reemplazar el pugilismo de la polarización con la paz de la Cuarta Transformación. Ya no se trata de puños alzados, sino de manos tendidas. Ya no busca confrontar sino perdonar. Ya no desea pelearse sino congraciarse. El candidato va enfrentando realidades que lo limitan, cercos que los constriñen, poderes fácticos que lo llevan a rectificar. Y quizás en algunos temas ese viraje pragmático sea loable, pero en los temas de justicia e impunidad los posicionamientos lopezobradoristas no ensanchan el corazón. Lo encogen.

Como cuando declara que Rosario Robles es un “chivo expiatorio” y las acusaciones en los medios son solo “un circo”. Como cuando afirma que no habrá “persecuciones” en su contra. Como cuando argumenta que si se dedicara a encarcelar a los corruptos del pasado, no alcanzarían las cárceles del país. Mandando así señales encontradas, contradictorias, ambiguas sobre el tipo de justicia que se impartirá en su sexenio. Distanciándose así de una de las exigencias sociales más apremiantes que ayudó a propulsarlo al poder. El fin del pacto de impunidad sexenal. El principio de una justicia capaz de investigar y sancionar la corrupción, no utilizada para taparla. Colocando el peso de la responsabilidad sobre un Poder Judicial que continuará los procesos en curso, pero afirmando —al mismo tiempo— que no le interesa perseguir el pasado. Lo suyo no es la venganza, lo suyo es ver para delante, lo suyo es “no quedarnos anclados nada más en el periodo de la corrupción”.

Parecería, entonces, que manda el mensaje que hemos escuchado desde hace décadas. “No te preocupes, Rosario”. Igual a “No te preocupes, Carlos Salinas”. Idéntico a “No te preocupes, Jorge Hank Rhon”. Similar a “No te preocupes, Niño Verde”. Parecido a “No te preocupes, Manlio Fabio Beltrones”. Copia al carbón de “No te preocupes, Emilio Gamboa”. Semejante a “No te preocupes, Manuel Velasco”. Una larga lista de personajes involucrados en acciones, transacciones, negociaciones y licitaciones, que fueron construyendo el andamiaje judicial ideado para protegerse los unos a los otros, encubrirse los unos a los otros. Expulsar de vez en cuando —mediante “actos espectaculares” como los llama AMLO— a algún miembro de la casta de connivencia de la cual Rosario Robles ha formado parte. Usar a la PGR como instrumento de persecución política y no como vehículo para la persecución penal. Ese ha sido el patrón y precisamente se eligió a López Obrador para romperlo.

Hay indicios de que el nuevo gobierno se encamina hacia allá cuando negocia con el colectivo #FiscalíaQueSirva para construir una nueva institución que reemplace a la PGR. Cuando con insumos de la sociedad civil propone una Ley Orgánica que creará una Fiscalía especializada en delitos de corrupción. Pero contradice esas señales de avance al impedir la reforma al artículo 102 constitucional, lo cual permitirá la intromisión del Ejecutivo en la designación y remoción del próximo fiscal general. Alimenta la esperanza al asentar mejores reglas de operación para la nueva institución, pero descorazona al avalar que el personal de la vieja PGR se traslade a la nueva Fiscalía, arrastrando todos sus vicios, reproduciendo todas sus mañas. AMLO contará con un aparato judicial remodelado a medias, y tendrá la capacidad de colocar ahí a un fiscal carnal. El suyo.

Por eso resulta tan desconcertante que reitere frases como “mi fuerte no es la venganza”, “lo que queremos es ver para delante”, “las investigaciones van a depender del Poder Judicial”. Por un lado AMLO sugiere que no dependerá de él si se castiga la corrupción, pero por otro está edificando una Fiscalía General cuyo titular no será autónomo del Ejecutivo, y cuyo personal será heredado del antiguo régimen. Asegura que no intervendrá en las investigaciones a políticos del pasado y al mismo tiempo delinea una institución cuya agenda estará bajo su control. Sugiere que no habrá línea pero ya la está dando y la Fiscalía —por diseño— se atendrá a ella. Como la línea parece ser que los priistas podridos pueden estar tranquilos, muchos mexicanos empiezan a sentir el corazón espinado. Y aunque Oscar Wilde escribió que “el corazón fue hecho para romperse”, a nadie le gusta padecerlo.— Ciudad de México.

denise.dresser@mexicofirme.com

Periodista

Deja un comentario

Ver también

El Presidente López Obrador reconoce eficacia de Policía de Yucatan

En la conferencia de prensa del día de hoy Viernes 7 de Diciembre; el Presidente …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: