Martes , noviembre 21 2017
Portada / Yucatán / Principales Yucatan / Lento proceso de transformación

Lento proceso de transformación

Margaritas en otoño

Dulce María Sauri Riancho (*)

¿Usted cree justo, don Adolfo, que las mujeres no tengamos derecho al sufragio universal nada más porque nacimos con un sexo que no elegimos? —Margarita García Flores, al demandar el voto en 1952

Desde hace 64 años se conmemora en México el 17 de octubre la ciudadanía de las mujeres. A partir de esa fecha, la condición femenina no es impedimento legal para votar o ser electa como representante popular. Aunque la Constitución y las leyes proclaman la igualdad jurídica entre mujeres y hombres, la realidad es bien diferente. Los valores, conductas y tradiciones sólidamente arraigados en la sociedad siguen considerando a quienes participan en la vida pública y en la política como una especie de transgresoras al orden establecido. Estas resistencias soterradas ocultan los prejuicios que todavía subsisten respecto a las capacidades femeninas para tomar decisiones autónomas cuando llegan a los cargos de representación, más cuando se trata del poder ejecutivo. En esos casos, auténticamente se da una búsqueda frenética del varón —esposo, amante, padre, hijo— que conduce a las mujeres gobernantes y les indica qué camino tomar. A esta actitud le he llamado el “referente masculino”, sin que esto implique necesariamente que sólo los hombres son afectados.

El efecto de este prejuicio está a la vista: las mujeres políticas han tenido que sacrificar en muchos casos sus relaciones personales, básicamente porque era —y todavía es— muy difícil conciliar una carrera en ascenso con una relación de pareja estable. Lo que se da por sentado cuando se trata de un hombre, acerca de poner por delante su vida pública con el apoyo incondicional de su cónyuge y la familia, en el caso de las mujeres exitosas ha implicado cuestionamientos políticos sobre el abandono de su papel tradicional como esposas y madres de familia. No es simple coincidencia que el estado civil de la mayoría de las mujeres gobernadoras (siete hasta el momento) o de alto relieve en la vida política, haya sido soltera, viuda o divorciada. Griselda Álvarez, Amalia García, viudas; Beatriz Paredes, soltera. Rosario Robles e Ivonne Ortega, divorciadas. María de los Ángeles Moreno, Socorro Díaz, presidentas de las Cámaras federales, solteras. La misma Margarita García Flores, figura emblemática en el tramo final de la lucha por el sufragio femenino, permaneció soltera. En su momento, fui una excepción como gobernadora de Yucatán, casada, con hijos pequeños (hace más de 25 años). Ahora, es más frecuente encontrar figuras femeninas destacadas en la política que a la vez son esposas y madres. Tal es el caso de la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, o la ex alcaldesa del PAN en Monterrey. Ejemplo en contrario es el de las cinco mujeres que han sido postuladas como candidatas a la presidencia: Rosario Piedra, Cecilia Soto, Marcela Lombardo, Patricia Mercado y Josefina Vázquez Mota, eran esposas y madres.

Es lento el proceso de transformación de las tradiciones y costumbres respecto a la participación política femenina, y a la menor provocación surgen los retrocesos y las descalificaciones. Esta situación se da a todos los niveles, aún en los más visibles del quehacer público. Tomo como ejemplo el caso de Margarita Zavala y su reciente determinación de buscar la candidatura presidencial por la vía independiente del PAN. El debate sobre su decisión ha sido intenso, centrado en el impacto de su salida sobre las posibilidades de triunfo de Acción Nacional en la elección presidencial, pero ahora quiero referirme a una faceta de los ataques en su contra que no es posible dejar pasar, si de verdad estamos comprometid@s en la lucha por la igualdad de las mujeres. Resulta que los ataques y previsibles cuestionamientos de sus adversarios políticos han enfatizado su relación de pareja con el expresidente de la república. Llamarla “Señora Calderón” o ponerle el nombre acompañado del apellido de su cónyuge desde 1993, son formas muy concretas de pretender devaluar su trayectoria y su capacidad personal de decidir y disminuir su aspiración de ejercer un cargo público. Atrás de ese hipócrita respeto está el “referente masculino”, el prejuicio de aquellos que niegan en los hechos la igualdad de las mujeres, en búsqueda del hombre-marido que le dice qué hacer, cómo conducirse, negándole incluso autonomía para cometer sus propios errores. A contracorriente de la tradición y de las descalificaciones, Felipe se ha encargado de enfatizar su relación igualitaria, sintetizada en la frase “a donde ella vaya, iré yo”, tal como Margarita lo hizo con él en los seis años de Los Pinos.

Quien pretenda la candidatura presidencial por el PAN tendrá que deslindarse del gobierno de Felipe Calderón, de la misma manera que quien lo haga por el PRI tendrá que hacerlo con las acciones del gobierno actual. “Deslindar” no significa romper, sino distinguir con claridad las diferencias y similitudes de su propuesta política con respecto a la desarrollada por su predecesor. Es indispensable para presentarse como una verdadera alternativa ante el electorado. Esta tarea es más complicada cuando se trata del cónyuge. Quedar en las generalidades, sin hacer un balance crítico de la gestión del último gobernante panista sería muy negativo para Acción Nacional, pero letal para Margarita Zavala. Ser omisa o quedarse “corta” daría al traste con sus posibilidades de triunfo, menguadas ya por su determinación de abandonar la estructura partidista que hasta ahora le dio cobijo.

Margaritas de octubre, Margaritas transgresoras. Una, García Flores, por demandar la ciudadanía. Otra, Zavala Gómez del Campo, por pretender ser candidata en un partido político que, hasta la fecha, ha entendido la participación femenina como un sacrificio, más que un derecho. ¡Suerte, Margarita de otoño!— Mérida, Yucatán.

dulcesauri@gmail.com

Licenciada en Sociología por la Universidad Iberoamericana, con doctorado en Historia. Ex gobernadora de Yucatán

Fuente: Diario de Yucatán

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *