sábado , agosto 15 2020
Portada / La Opinión / Las tres íes del Covid-19

Las tres íes del Covid-19

Indiferencia, Inconstancia, Incoherencia

Dulce María Sauri Riancho (*)

Fuente: Diario de Yucatán

“El último recurso”, así intituló Diario de Yucatán su página principal de la edición del lunes 13 pasado al citar las palabras del gobernador Mauricio Vila respecto a la puesta en marcha del hospital habilitado en el Centro de Convenciones Siglo XXI para pacientes convalecientes de Covid.

A pesar de esa seria advertencia, ni en Yucatán ni en el resto del país se acaba por asumir la magnitud de la pandemia de Covid 19.

Este suceso extraordinario está desvelando conductas poco conocidas de los distintos grupos sociales que reaccionan frente a la amenaza. También se ha puesto en tela de juicio la capacidad de los tres órdenes de gobierno —federal, estatal y municipal— para desarrollar políticas públicas y acciones para atender la emergencia.

Sí, tod@s somos responsables de la situación actual, pero el tamaño de la responsabilidad y la consecuencia de nuestras conductas tienen un peso distinto si se trata de la administración gubernamental o de las familias. Es cierto, también, que no es momento de asignación de culpas, sino de cerrar filas para amortiguar las consecuencias más lacerantes del Covid, en especial la pérdida de vidas humanas.

Pero la reflexión sobre los 138 días que han transcurrido desde el 29 de febrero, fecha del primer caso diagnosticado en México, es indispensable para hacer frente a lo que viene. Me ayudaré con tres palabras que comienzan con “I”: Indiferencia, Inconstancia, Incoherencia.

Indiferencia fue lo que privó desde principios de 2020, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó sobre el surgimiento del Covid en China. “Exagerados”, “alarmistas”, “parte de la guerra comercial entre China y Estados Unidos”, etc., fueron algunos de los argumentos destinados a desestimar la situación que se percibía lejana, allende mares y continentes.

Que usted o yo, amig@s lectores, lo pensemos o comentemos no tiene consecuencia mayor. Pero que las autoridades de Salud carecieran de un plan para hacer frente a una epidemia —tal como ordena la Ley después de 2009—, porque el actual gobierno considera que la planeación es un ejercicio inútil y “conservador”, afectó seriamente la reacción del gobierno y de la sociedad frente al Covid.

La concentración del poder y la marginación de las instituciones en la toma de decisiones hicieron a un lado al Consejo Nacional de Salubridad, que suma a las dependencias gubernamentales, a las universidades y científicos expertos en estos temas.

Lo que se informa y lo que se decide proviene todo de un solo lugar: Palacio Nacional, bien sea en la conferencia diaria del “vocero” y todólogo de la pandemia, Dr. Hugo López Gatell, o en las mañaneras presidenciales. Con sus palabras, el presidente de la república y su vocero alimentaron la percepción de lejanía de la amenaza para el “pueblo bueno”.

Las primeras medidas para romper la Indiferencia colectiva no las tomó el gobierno federal, sino instituciones académicas y gobiernos locales.

Así, después del “puente” del natalicio de Benito Juárez, el 17 de marzo, el Tecnológico de Monterrey (ITESM) y varios gobiernos estatales, entre otros el de Yucatán, anunciaron la suspensión de las actividades con la presencia física de estudiantes y maestros, para sustituirlas por clases en internet. Dos semanas después, la SEP hizo lo mismo para todo el sistema nacional.

Abril nos muestra la Incoherencia. Por un lado, crecía la pandemia en el mundo y comenzaba a mostrar sus dramáticos resultados. Por el otro, el presidente López Obrador continuaba su incesante caminar por distintas regiones de México, besando-mordiendo cachetes infantiles e invitando a las familias a salir a comer a fondas y restaurantes tradicionales.

El 1º de junio la cifra de decesos en todo el país alcanzaba 237 personas, hombres y mujeres que, en su inmensa mayoría, eran adultos mayores, con hipertensión, obesidad o alguna otra enfermedad previa que explicaba su relativa poca resistencia ante el virus.

La OMS solicitaba incesantemente “más pruebas” mientras el gobierno mexicano impedía al de Jalisco recibir las que había comprado en el extranjero. “Dinero gastado inútilmente”, era la respuesta del vocero presidencial cuando se le requería información sobre la pertinencia de detectar con precisión el número de contagiados.

Los cubrebocas, otra medida recomendada, estuvieron ausentes de la imagen presidencial hasta su viaje a Estados Unidos de la semana pasada. Cumplió la norma porque la línea aérea lo exige para abordar el avión. Y gracias al Sr. Trump, el presidente López Obrador se hizo la prueba del Covid, requisito indispensable para acercarse al presidente de Estados Unidos.

Me pregunto qué hubiera sucedido si desde el principio de esta historia de la pandemia hubiese aparecido López Obrador con su cubrebocas, si hubiese alertado de la necesidad de mantener el confinamiento en los hogares; si hubiese utilizado su gran popularidad para orientar a la población, en vez de confundirla con sus actos.

La descoordinación entre el gobierno federal y los gobernadores propició la Inconstancia en la aplicación de las medidas. El retorno a la “nueva normalidad” se dio en pleno “pico” de la pandemia. Como un dique que se rompe, oleadas de personas salieron a las calles una vez levantada la restricción. Por necesidad de trabajo, por romper el aburrimiento o simplemente por poder hacerlo, se olvidaron las semanas de confinamiento y cuidados, se “bajó la guardia”, a pesar de que el riesgo de contagio se ha elevado.

Veamos las cifras yucatecas. El pasado lunes 13, un total de 6,385 personas se habían contagiado de Covid; de éstas, 75 de cada 100 se han recuperado. Pero, ¿qué ha pasado con las 25 personas no recuperadas? Contando 657 fallecimientos —10 de cada 100 contagiados—, quedan alrededor de mil mujeres y hombres yucatecos que tienen Covid activo.

Son estos los que han saturado la capacidad hospitalaria, los que viven la incertidumbre de no saber si saldrán adelante o engrosarán la cifra de defunciones.

Indiferencia, Incoherencia e Inconstancia también se han manifestado en la sociedad. Reflejo, consecuencia o producto de la actuación gubernamental, lo cierto es que ya se registra un repunte de contagios.

Que las costumbres de la “temporada” en las clases medias y ricas de las ciudades borró “sanas distancias” en las playas; que la necesidad del sustento hace viajar a Mérida todos los días a vecin@s de poblaciones que se habían mantenido “cerradas” desde marzo.

Es importante dilucidar cómo llegamos al punto del “último recurso”. Más relevante es decidir hacia dónde iremos: resignación, reafirmación o reinventarnos como sociedad. Con o sin gobierno.

Reconocimiento. El martes 7 de julio falleció don Carlos R. Menéndez Navarrete, tercer director general de Diario de Yucatán. Hombre de libertades, hace once años me abrió las puertas de estas páginas. Gracias, don Carlos.— Mérida, Yucatán.

dulcesauri@gmail.com

Licenciada en Sociología con doctorado en Historia. Exgobernadora de Yucatán y diputada federal plurinominal del PRI

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: