Martes , noviembre 20 2018
Portada / La Opinión / La orfandad del PRI

La orfandad del PRI

Por Julian Santiesteban
Perder siete, de doce, gubernaturas que estuvieron en juego este 05 de junio, no fue la peor noticia que pudo recibir el Partido Revolucionario Institucional (PRI), pues luego de ello la pérdida de recursos públicos no sólo dificultarán su regreso a la competencia electoral en 2018; sino que a nivel de los estados ese partido está sin dirigencias reales y con rumbo incierto.

Además de lo anterior, el dirigente nacional priísta, Manlio Fabio Beltrones Rivera, no ha definido si permanecerá al frente de ese instituto político; pues al ser cuestionado sobre el tema, en su rueda de prensa del 13 de junio, sólo aseveró que “ahora es el tiempo de las reflexiones, vendrá luego el de las decisiones”, aun cuando un estudio de Integralia señala que entre 2015 y 2016, además de las cuatro gubernaturas que recientemente perdió (pues de la doce que se eligieron el 05 de junio, el PRI gobernaba nueve) el tricolor ha perdido más de 200 alcaldías.

Luego de ello, el partido a nivel de los estados parece haber perdido rumbo, dirigentes y representantes priístas han hecho llamados a reconstruir el partido, su agenda y prepararse para competir en 2018 por la Presidencia de la República, pero nadie parece tener aún la ruta crítica a seguir, y así como a nivel nacional el tricolor no se repone de la severa contracción de los territorios en donde gobierna, a nivel de las entidades sus dirigencias están peor, pero eso sí, hay quien ya se apresta a tomar los despojos partidistas, pues aunque el partido está dañado, no es dable decir que pudiera desaparecer, aunque lo que evidentemente urge es una limpia a su interior.

Por ejemplo, en Quintana Roo trascendió en la semana que concluyó que, el actual mandatario, Roberto Borge Angulo, y su antecesor y padrino político, Félix González Canto y que pretenden dejar en la dirigencia del mismo a quienes fueron pre candidatos a la gubernatura en el concluido proceso electoral, cuando esa dinámica es la que generó profundo divisionismo interno entre los grupos políticos del sur y norte; pero además hay personajes ligados profundamente a ambos cuyos nombres comienzan ya a manejarse, como cierto ex presidente municipal de Benito Juárez, cuyo desempeño en el último quinquenio fue básicamente encabezar un grupo de asesores gubernamentales.

Más aun, además de que los priístas quintanarroenses deberán aprender a ser oposición, con personajes acreditados y no sólo “allegados” a la actual “nueva generación” que tantas decepciones ha acarreado en lo estatal, es fundamental considerar que a nivel local las prerrogativas se reducirán considerablemente al haber perdido la gubernatura –se señala que será por lo menos un treinta por ciento- y que el PRI perderá el flujo tradicional de recursos que existía desde el gobierno estatal y federal, por lo que la contracción de su estructura será obligada; y aprender a hacer política es fundamental para la sobrevivencia partidista. Hacer política o desaparecer, ese es el reto; así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima. Sígame en Twitter @julianisaac77

P.D. estemos atentos al recorte del personal en el PRI quintanarroense, recordemos que durante décadas fue visto como una dependencia estatal más.

Como siempre, le dejo notas que fundamentan lo expresado.

Fuente: Noticaribe

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *