viernes , octubre 23 2020
Portada / La Opinión / La defensa de AMLO

La defensa de AMLO

Contra sus adeptos y parientes

Jorge Zepeda Patterson (*)

Fuente: Diario de Yucatán

Para los que creemos en las banderas de López Obrador, aun cuando no siempre estemos de acuerdo con la forma y el modo de desplegarlas, las entregas de dinero de David León a Pío López captadas por el video difundido son un verdadero batacazo.

Se concede que hay muchos atenuantes frente a la comparación inevitable con los videos y documentos presentados por Emilio Lozoya; no solo en la desproporción exorbitante en las cifras entre un caso y otro, también en la escala casi industrial de parte de la élite política para saquear los recursos de la nación, como resulta evidente en la denuncia del exdirector de Pemex.

El millón y medio que cambió de manos en el caso de los militantes de Morena a lo largo de más de un año, son una bicoca comparado con la rapiña multimillonaria en dólares de panistas y priistas. El impacto de ambas acciones sobre los bienes públicos también contrasta notoriamente; en el caso del saqueo a Pemex representa poco menos que la ruina de la paraestatal; en el de Chiapas el efecto es nulo en la práctica, las entregas de dinero financiaron, todo indica, mítines y actos de campaña que no consiguieron cantar victoria en ninguno de los distritos electorales que se disputaban.

Pero no hay que llamarse a engaño. León y Pío protagonizaron escenas que no dejan dudas de su ilegalidad. Los montos metidos en bolsas de papel exceden el límite de aportaciones en efectivo que permitía la ley en ese momento (poco menos de 7 mil pesos); por otro lado, David León no era funcionario pero sí consultor político del gobierno de Chiapas, lo cual provoca preguntas legítimas sobre el origen del dinero. Y sobre el destino final, la irregularidad también es evidente: para ser utilizado en actos de campaña, como indica la conversación, tendrían que haberse registrado en los gastos report tados a las autoridades electorales.

Más allá de estas probables violaciones, que serán objeto de una investigación, el sentido común es aún más contundente. Quien grabó los videos, sea con propósito de chantaje o a manera de seguro político, estaba consciente de que las escenas constituían un delito. Y no se necesita ser un genio para entender que uno de los dos que estaban en la mesa es el autor de las grabaciones (León, por lo visto).

Otra cosa es saber quién filtró las imágenes a Carlos Loret; pudo haber sido algún allegado que los traicionó o un hackeo de los archivos digitales guardados, pero esa es otra discusión.

El tema está lejos de apaciguarse. En el mediano plazo seguirá su curso jurídico, en el corto plazo será objeto de una furiosa batalla en la que ambos bandos intentarán ganar la narrativa en la arena política.

Muchos ángulos

La oposición buscará equiparar este video con todos los anteriores, para neutralizar los escándalos de corrupción que le ha dañado tanto; la Presidencia y lo suyos buscarán hacer control de daños y minimizar los hechos. Un affaire con muchos ángulos, de los cuales me gustaría resaltar dos por ahora.

Uno. La torpeza del equipo y de los parientes del Presidente. Más allá de la ética, lo cual no es poca cosa, lo que revela el video es una estupidez política inexplicable de Pío López.

Con los antecedentes de René Bejarano y Ponce, ¿en qué cabeza cabe hacer un remake de aquellos videos pero ahora protagonizado por un López Obrador, así se llame Pío? ¿En qué estaba pensando?

Y del otro lado, ¿qué deducir del hecho de que el Presidente escogió para sanear al corrupto sector de las medicinas a un hombre capaz de traicionar a los suyos con una grabación clandestina?

En ocasiones da la sensación de que los propios allegados son el principal obstáculo del Presidente. En la mañanera de este viernes, AMLO encaró con aplomo y sin tapujos el tema pidiendo a su hermano y a León enfrentarse a las consecuencias y no solicitar amparos dilatorios; luego intentó ofrecer atenuantes, en realidad insostenibles, citando la manera en que se financió la Revolución. Pero en general, había salido razonablemente bien librado. Para desgracia de su causa horas más tarde Beatriz Gutiérrez Müeller, su esposa, mencionó en un acto oficial que Leona Vicario, 200 años antes, no había sido captada en un video entregando recursos a los héroes patrios. Intentaba ser un comentario sarcástico, supongo, pero fue tomado como una expresión de burla o cinismo, según se vea.

Inexplicable

Horas más tarde, aún más inexplicable para quien ha sido ministra de la Suprema Corte, Olga Sánchez Cordero replicó el comentario con una expresión fuera de lugar para un secretario de Gobernación que habla de un posible delito electoral.

El día anterior, la secretaria de la Función Pública, Irma Sandoval presumió la multa de casi un millón de pesos y la inhabilitación de la revista “Nexos”, liderada por Héctor Aguilar Camín, uno de los más conspicuos críticos del Presidente. La irregularidad cometida hace dos años durante el trámite para recibir una publicidad de 72 mil pesos, un mero tecnicismo, fue utilizado por Sandoval con una saña y una desproporción evidentes para convertir a Aguilar Camín en víctima del sistema.

El taiming fue igualmente desafortunado; el mismo día que AMLO festejaba probablemente su mayor victoria política en el sexenio con la exhibición de la denuncia de Emilio Lozoya, Irma Eréndira ofrecía al circo mediático un manotazo político repudiado por tiros y troyanos; una injusticia como las muchas que recibió el propio López Obrador del sistema durante años de oposición.

Uno tendría que asumir que con estos parientes y colaboradores, el Presidente no necesitaría enemigos.

Dos, ¿qué va a hacer AMLO? No es el fin del mundo, pero hay costos políticos indudables: “todos son iguales”, no es el menor de ellos. La imagen de su hermano será utilizada en todas las campañas electorales de los próximos años. El Presidente puede intentar minimizarlo o ignorarlo, pero yo soy de la opinión que en el fondo está ante una oportunidad histórica. Su cruzada en contra de la corrupción en las altas esferas no será verosímil hasta que no la ejerza sobre alguno de su círculo íntimo; solo entonces los que no son sus partidarios entenderán que va en serio.

Pero no es citando a Leona Vicario o a la Revolución para disculpar a su hermano como va a conseguirlo.— Ciudad de México.

@jorgezepedapa

www.jorgezepeda.net

www.sinembargo.mx

Periodista

Deja un comentario

Ver también

Indep, corrupción y renuncias

Serpientes y Escaleras Salvador García Soto Publicado en El Universal El Instituto para Devolverle al …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: