sábado , agosto 15 2020
Portada / La Opinión / Glorieta 4 de julio

Glorieta 4 de julio

Dos mujeres, un paso deprimido

Marcelo Pérez Rodríguez (*)

Fuente: Diario de Yucatán

Los argumentos de los profesionales en esos momentos y las protestas de los ciudadanos no fueron suficientes para que la alcaldesa Angélica Araujo determinara que su proyecto del “paso deprimido” se haría a pesar de todo.

Y así fue. No hubo poder humano que impidiera hacer realidad un plan que beneficiaba a muchos funcionarios y constructores, pero no a los meridanos.

Sin embargo, nadie pensaba que antes de su inauguración en ese lugar se diera una acción cruenta de agresividad y violencia, aquel 4 de julio de 2011, que mancharía la imagen de la alcaldesa meridana, de la gobernadora y el jefe policiaco.

Golpes, patadas, empujones, ayes, sangre y algunos heridos se produjeron después del grito de “Ivonne, Ivonne” que expresaron los vándalos al atacar inmisericordes a los ciudadanos que protestaban en el paso deprimido.

Indefensos, los presentes recibieron golpes del grupo contratado para causar desmanes y calmar los ánimos de esos inconformes. Pero sucedió todo lo contrario, pues ese acto vil y cobarde sacudió conciencias cívicas y quedó marcado en la historia de acciones violentas que políticos y gobernantes cometen en diversas épocas contra la sociedad meridana y yucateca en general.

El 4 de julio de 2011 queda inscrito en la vida de los ciudadanos y en la mente y corazones de mucha gente que vivió, vio y conoció ese cruento momento que salpicó de sangre el paso deprimido.

El acto violento, los videos, los heridos, las fotografías, las protestas de los yucatecos y las demandas de los afectados conformaron un obstáculo político que impidió que Angélica Araujo contendiera por la gubernatura del estado, como habían pactado ella y su amiga la gobernadora.

Qué mejor que dejar a la amiga y comadre como sucesora de la silla gubernamental para encubrir los derroches, las obras inconclusas y las desviaciones millonarias, pero ese 4 de julio marcó la historia política de Angélica. No pudo lograr su anhelo, aunque Ivonne impuso luego a otro amigo, pero como protección se le ha premiado desde su salida de la alcaldía con legislaturas.

Si la Glorieta de la Paz se inauguró oficialmente el 9 de octubre de 2011, semanas después de aquella acción violenta, el 4 de noviembre, un grupo de meridanos, entre los que se encontraban los agredidos, inaugurarían cívicamente el lugar con el nombre de “la Glorieta del 4 de Julio”, como una forma de mantener en la memoria ese día fatídico.

Y la historia comenzó a escribirse con sangre desde ese 4 de julio en donde unos vándalos arremetieron con violencia en contra de los inconformes que protestaban por una obra que generaba millonarias ganancias, pero no beneficiaba a los meridanos.

Un paso deprimido que contrasta con la arquitectura del lugar, que no es funcional y va en contra del medio ambiente.

Ahí yace en reparación con el paso de la tormenta Cristóbal, pues se inundó y sufrió daños severos. Es un paso que es una carga al erario meridano por los gastos frecuentes en reparaciones y mantenimiento por los desprendimientos y cuarteaduras frecuentes.

Una obra que muestra el capricho y la cerrazón de una alcaldesa que no quiso escuchar los argumentos de los profesionales y de los ciudadanos y sí derrochar un millonario presupuesto y luego quedar como un lugar costoso y no funcionable.

El paso deprimido fue un negocio millonario que benefició a muchos y el 4 de julio un suceso que sacudió conciencias y alimentó el civismo de los meridanos.

Dos mujeres y un camino de violencia, autoritarismo, abusos, derroche y corrupción quedan marcados en los registros negros de la historia del estado por ese paso deprimido. Angélica e Ivonne serán recordadas por su barbarie, verticalismo y despilfarro.

La Glorieta del 4 de julio está en los corazones de los meridanos y es producto de la valentía y el civismo de muchos ciudadanos. Queda esa lucha cívica inscrita en letras doradas en la historia de nuestra ciudad capital. El 4 de julio no se olvida.— Mérida, Yucatán.

marpero53@yahoo.com.mx

Profesor

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: