Viernes , octubre 19 2018
Portada / Yucatán / Secundarias Yucatan / El gran parque, a salvo

El gran parque, a salvo

El proyecto de La Plancha no corre peligro, aseguran

Los problemas internos que dividen la directiva de la Asociación Gran Parque La Plancha no ponen en peligro el proyecto, que sigue adelante y sin ningún contratiempo, asegura el arquitecto Marco Tulio Peraza Guzmán, asesor de la agrupación desde sus inicios.

Tras comentar que las desavenencias de un pequeño grupo con la forma de gestionar el proyecto provocaron que rompiera con la asociación, el catedrático de la Uady quita peso al conflicto: el asunto quedó zanjado con la salida de esas personas.

“En realidad siempre hubo diferencias”, continúa. “Una parte, la mayoritaria, aprobó la propuesta de que el trabajo de planeación fuera encabezado por la UNAM y la Facultad de Arquitectura de la Uady. Sin embargo, una minoría encabezada por Luis Romahn Diez y Arturo Novelo Dorantes no estuvo de acuerdo porque quería que el proyecto fuera encargado a una empresa privada”.

De allí surgieron las discrepancias, dice. No hay más, porque el proceso de planeación fue participativo, abierto, con consultas a los vecinos y a toda la sociedad en general. “Se hizo una convocatoria muy grande, a lo largo de seis meses participaron 200 personas en consultas. “Siempre se  daban a conocer públicamente los avances del trabajo que realizaba el grupo técnico”.

Papel del gobierno

El gobierno del Estado dirigió la gestión: convocó a los participantes y financió, junto con la UNAM, el estudio, dice. “A fin de cuentas todo ese proceso fue muy incluyente, muy participativo. Hubo desde luego posiciones personales, inconformidad con cosas, pero en general las posturas que finalmente prevalecieron fueron las de la mayoría y con un gran consenso. La verdad es que prácticamente nunca hubo disonancias importantes”.

La gestión siempre fue transparente, se informó a las autoridades, incluso del Ayuntamiento y del orden federal, como el INAH, que estuvieron de alguna manera participando en el proceso, junto con órganos del gobierno estatal, de todos los grupos de la sociedad civil que se interesaron —cámaras empresariales, colegios de profesionales, organizaciones altruistas— y ciudadanos en general.

Fue un proceso completamente abierto, realizado en las instalaciones de la UNAM en el exhospital de ferrocarrileros. Allí se debatieron sugerencias de todo tipo y finalmente se consensaron las más importantes, que quedaron plasmadas en el Plan Maestro de La Plancha, que fue entregado al gobierno del Estado. En el documento constan todas las propuestas, los análisis y los estudios técnicos que avalan las determinaciones que se dieron como conclusión.

“Desde luego que hubo discrepancias, pero al final se aprobó un proyecto y el gobierno se comprometió a seguirlo”.

“O sea, el proceso está en marcha, avanza con normalidad, al ritmo que las condiciones económicas del gobierno estatal permiten. El proyecto no corre peligro”, insiste. “He participado en reuniones con el secretario de Planeación, quien ha dicho que los planes no se alteran en lo absoluto, que se sigue reconociendo al presidente de la asociación Gran Parque La Plancha, que es Félix Rubio Villanueva, y los demás participantes que hemos estado desde el principio estamos completamente de acuerdo con que esto siga como va”.

Disidentes

Este es un proceso que está en marcha, que ya se convino y que ya tiene resultados, señala. Existe el compromiso de entregar en breve la primera parte: el lado sur con árboles, senderos, plazoleta y la restauración completa de la ex estación de trenes”.

El doctor Peraza insiste en que todo sigue sin alteraciones, que el ruido tiene que ver solamente con un conflicto interno que no cambia nada del proceso, basado en el Plan Maestro, “un documento que está en la página granparquelaplancha.org, a disposición de quien lo quiera consultar, y que establece con claridad la zonificación de la áreas, los usos del suelo al interior del parque y los estudios técnicos que sustentan todas estas determinaciones”.

De acuerdo con el catedrático de la Uady, el gobierno estatal seguirá reconociendo como interlocutor a Rubio Villanueva porque es quien encabeza al grupo mayoritario. “Además la asociación tiene el apoyo, muy importante, de los vecinos. Puedo afirmar, porque he estado presente, que a cada reunión que convoca asisten 100, 150 personas. Es una asociación que tiene un gran respaldo de los vecinos del área y de todos lados, porque a estas juntas llega gente de todas partes de la ciudad”.

Los disidentes crearon otra asociación que ya tiene una figura propia y que hará sus propias gestiones relacionadas seguramente con sus intereses, que son la participación privada en la construcción del parque, indica.

¿Cómo conciliar los esfuerzos de dos asociaciones que tienen puntos de vista tan diferentes?, preguntamos.

“Hay un determinante central: esos terrenos son propiedad federal, que los concesionó al gobierno del Estado. Así que no puede haber ninguna obra que no sea algo relacionado con plantar árboles y poner mobiliario. No se puede construir nada allá adentro”.

“No se permite, por el uso al que se autorizó al gobierno del Estado, que haya más de lo que ya existe: la estación y unos talleres del otro extremo. En una parte, que ya fue otorgada al gobierno estatal, se va a construir el Museo de la Luz, incluso ya se firmó el convenio con la UNAM”.

O sea, detalla, no hay la posibilidad de hacer en el terreno casas habitación, plazas comerciales. Nada de eso, porque la concesión es muy clara y está orientada básicamente a que haya allí un gran parque con algunos elementos —que están contemplados en el Plan Maestro— de apoyo a las actividades culturales, recreativas y sociales que implica ese gran parque.

“Lo que podría ocurrir es que al grupo disidente se le otorgue la concesión de algún tipo de mobiliario urbano —juegos infantiles, aparatos para hacer ejercicio— que está de moda instalar en los parques, nada más”.— Mario S. Durán Yabur

Fuente: Diario de Yucatán

 

 

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *