miércoles , junio 19 2019
Portada / La Opinión / Dulce María Sauri Riancho: Flor de pitahaya

Dulce María Sauri Riancho: Flor de pitahaya

Vueltas de tuerca presidenciales

Dulce María Sauri Riancho (*)

Publicado en Diario de Yucatán

Después del triunfo de Andrés Manuel López Obrador surgieron algunos críticos audaces que planteaban el peligro de la “restauración autoritaria”. “Exagerados”, “ardidos”, “malos perdedores”, fueron algunos de los calificativos que recibieron aquellos que aventuraron opiniones adversas a la Cuarta Transformación (4T) que habría de iniciar el gobierno morenista. Las dificultades superadas en el camino de la transición otorgaban una especie de certificado de garantía de no retorno a un pasado de concentración del poder en la figura del presidente de la república. El mismo talante de la conducta de un candidato que se había enfrentado al sistema político daba pie a pensar que la democracia habría de florecer con mayor intensidad en su gobierno. Desafortunadamente para todos, la ilusión está durando tanto como la flor de la pitahaya. Tan bella como breve, esta flor de finos y largos pétalos blancos que se abren desde el cáliz, tiene una textura y fragancia especial de efectos sedantes. Se abre una sola vez en las horas nocturnas, en plena oscuridad, y su penetrante aroma atrae a numerosos insectos. Deslumbrante por la mañana, a medida que empieza a sentir el calor del sol, su esplendorosa belleza se deshidrata súbitamente. Eso parece suceder en estos primeros meses de gobierno lópezobradorista. La ilusión languidece y la realidad se impone. El presidente ha decidido implantar su concepción personal acerca del poder que otorga la jefatura del Estado mexicano. Como si dispusiera de una gigantesca tuerca, López Obrador está apretando a las estructuras de participación social y política, con el objeto de eliminar a los competidores por el poder político, llámense legisladores, órganos autónomos, organizaciones empresariales o sociales, etcétera. Hagamos un breve repaso a los más conocidos “apretones de tuerca” realizados desde la presidencia de la república.

Primera “vuelta”. Las primeras en resentir el poder del apretón presidencial fueron, como era previsible, las estructuras del gobierno federal. Bajo la razón y el pretexto de combatir corrupción y excesos en salarios y prestaciones, se inició el desmantelamiento de los programas reduciéndoles o cancelando su presupuesto y despidiendo al personal encargado, mujeres y hombres dedicados al servicio público más allá del partido gobernante. “Patitas en la calle” o salida ante la brusca reducción salarial, su experiencia y conocimiento han sido sustituidas por la improvisación de otras personas deseosas de conseguir una plaza presupuestal. Aunque reducidas en sus emolumentos, trabajar para el gobierno sigue siendo atractivo, sobre todo para aquellos que no han tenido alternativas laborales y, por lo tanto, carecen de experiencia y capacidad para desempeñar las funciones para las cuales han sido contratados. Eso sí, son y serán leales e incondicionales para obedecer instrucciones sin cuestionamiento alguno.

Segunda “vuelta”. Los votos del 1 de julio dieron también a Morena y sus aliados mayoría absoluta en las cámaras de Diputados y Senadores. Aunque tuvieron seis millones de sufragios menos que el presidente López Obrador (30 millones vs. 24 millones), las alianzas fueron suficientes para reforzar su número y lograr por sí solos la reforma o expedición de cualquier ley sin contrapeso alguno, excepto los cambios a la Constitución. Ni siquiera en el periodo 1988-1997 (año en que el PRI perdió la mayoría en la Cámara de Diputados) hubo semejante ejercicio de control sobre la mayoría oficialista. Después de esa fecha, las oposiciones al gobierno lograron construir un equilibrio político en las decisiones legislativas. Todo esto desapareció bajo el grito de: “Es un honor estar con Obrador”, combinado con el de “30 millones de votos nos respaldan”.

Tercera “vuelta”: los incómodos órganos autónomos. Fueron creados como garantía de imparcialidad en los procesos de toma de decisiones que involucran a los sectores público y privado. Surgieron junto con la ampliación de los cauces de participación social en la definición de políticas públicas. Con sus imperfecciones y limitantes, son la mejor opción para atemperar excesos del gobierno y generar equilibrios en sus determinaciones. Son algunas veces incómodos, sí, pero necesarios. Como tienen rango constitucional, no ha resultado fácil para el presidente de la república intervenir directamente en ellos. Por lo tanto, ha resuelto desdibujarlos, banalizarlos desde adentro. El caso más patente es el de la Comisión Reguladora de Energía, en que las ternas presidenciales incluyeron a personas que, si bien en lo individual pudieran ser rectas y probas como millones de mexicanos, ignoraban cuestiones fundamentales en materia de energía. Rechazadas dos veces las ternas, López Obrador quedó en condiciones de nombrar libremente ¡a los mismos rechazados!

Cuarta “vuelta”: las organizaciones de la sociedad o la intermediación entre la sociedad y el gobierno. Estas resultan particularmente molestas para los planes presidenciales. Sospecha de todas y de todo lo que han realizado o proponen. López Obrador quiere regresar a los tiempos en que el gobierno hacía absolutamente todo y desde luego, concentraba la totalidad de los recursos y los presupuestos. Bajo este clima de agresión han estado luchando las asociaciones de las estancias infantiles, que brindan (¿brindaban?) atención a más de 300,000 niños en el país.

Quinta —y más delicada— “vuelta”. Se trata del poder Judicial federal, de la Suprema Corte de Justicia. De los tres, es el que tiene mejores posibilidades de defensa frente a las pretensiones presidenciales de concentrar en su persona todo el poder del Estado mexicano. Sin embargo, la Corte está bajo el fuego de las acusaciones de dispendio y corrupción. Los “remedios” propuestos por los legisladores morenistas incluyen desaparición del Consejo de la Judicatura Federal, nuevas leyes que garanticen rotación de jueces y magistrados. El disparo de alto calibre a la independencia judicial es la iniciativa de aumentar el número de ministr@s de 11 a 16. El pretexto es la creación de una nueva sala dedicada a conocer y resolver sobre asuntos relacionados con corrupción. Resulta irónico que después de la arremetida por la austeridad, reducción de salarios y otros ahorros, ahora pretendan crecer en un número casi equivalente al que tenía el Supremo Tribunal antes de la reforma de diciembre de 1994. Contradicciones de la 4T.

El presidente López Obrador tiene el “músculo” de la legitimidad y el apoyo popular para seguir dando vuelta a la tuerca de la concentración del poder en su persona. Pero tanto apretar, como sabemos, lleva al riesgo de trasroscar. Y cuando se rompa el mecanismo de la cohesión social, como la flor de la pitahaya, recordaremos a un gobierno que floreció en la noche de la oposición, pero que la luz del qué hacer cotidiano lo marchitó rápidamente.— Mérida, Yucatán.

dulcesauri@gmail.com

Licenciada en Sociología por la Universidad Iberoamericana, con doctorado en Historia. Ex gobernadora del Estado y diputada federal del PRI por la vía plurinominal

Deja un comentario

Ver también

Violencia, economía… y el maldito cerro

Carlos Loret de Mola Fuente: En la grilla El tuit que publicó Andrés Manuel López …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: