sábado , agosto 17 2019
Portada / La Opinión / Divina Cachita

Divina Cachita

Frank Fernández

Publicado en Diario de Yucatán

La antigua ciudad de Brujas, en el norte de Bélgica, fue en el medioevo una ciudad rica por su comercio, las naciones de la época tenían su representación diplomática en la misma y este era el caso del Reino de Aragón,antes de que Fernando se casara con Isabel de Castilla en 1469 para juntos comenzar la vía de unificación de la España que conocemos hoy.

En lo que fuera la embajada del Reino de Aragón en Brujasencontramos hoy un hotel donde en el otoño de 1985 se celebró el brindis de la boda de mi mejor amiga y madre de mi ahijado Julián. Allí conocí al Sr. Cantanero del Castillo, parlamentario de las Cortes españolas.

Se acercó a mí diciéndome: “Al fin te conozco, los novios hablan mucho de ti. Eres el amigo cubano. Mi abuelo fue el capitán del Castillo de la Cabaña”. Yo le respondí: “Pues mi bisabuelo fue teniente del Ejército Mambí.  Mambises fueron aquéllos que lucharon a finales del siglo XIX por la independencia de Cuba”.

Él me preguntó: “¿Piensas que tu bisabuelo hubiera luchado contra España de saber que 50 años más tarde la República Cubana sería comunista?” Respondí: “Definitivamente no, mi bisabuelo era profundamente anticomunista y por suerte murió en 1959 ya sin su cabeza antes de darse cuenta de lo que estaba pasando”.

Y es que a los mambises le debemos no solo la independencia de Cuba sino también el reconocimiento de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba.

En 1612 dos indios cubanos y un pequeño niño negro salieron a buscar sal a una de las playas de la Bahía de Nipe al noreste de Cuba.

Llegaron a un islote que se llama Cayo Francés y allí tuvieron que esperar tres días por la inclemencia del tiempo. Al regresar a tierra firme desde su canoa vieron algo blanco que brillaba sobre el mar. Al acercarse se dieron cuenta de que era una imagen vestida de blanco y con su ropa seca.

Traía una banda que decía: Yo soy la Virgen de la Caridad. Los tres Juanes, que así era el nombre de los de la canoa, la llevaron al poblado donde vivían, Marajagua, y el cura del pueblo, Francisco Bonilla con gran alegría la llevó a la capilla. Tres años después decidieron llevarla a lSur, a un poblado situado sobre una mina de cobre y cerca de Santiago de Cuba.

Fue venerada por todos los cubanos y durante las guerras de Independencia, primero en 1868 y después en 1895, fue el estandarte de los mambises mientras gritaban con un machete en la mano: Viva Cuba Libre. Fue entonces que comenzaron a llamarla Virgen Mambisa.

En 1915 los mambises hicieron una petición al papa BenedictoXV para que Nuestra Señora de la Caridad del Cobre fuera proclamada patrona de la joven república.

Esta solicitud fue respondida con beneplácito por el Papa. En 1927 se construyó la basílica que hoy conocemos en El Cobre.

En 1930, el arzobispo de Santiago de Cuba la coronó y en 1998 fue proclamada Reina de Cuba por el muy querido Juan Pablo II.

Más tarde, Benedicto XVI también fue a visitar su basílica a la que todos los cubanos llaman cariñosamente  Cachita.

En la Basílica de El Cobre encontramos todo tipo de ex votos,siendo uno de los más notables la medalla que recibió Ernest Hemingway por su Premio Nóbel de Literatura en 1954 por su libro “El Viejo y el Mar” que se desarrolla en Cuba.

Cachita no solo está en el corazón de los cubanos. En México tiene varios templos, así como en Puerto Rico, Colombia, Venezuela y Ecuador. En Islas Mujeres los pescadores la reconocen como patrona en sus faenas en el mar. También es venerada en Chicxulub Puerto.

De ella hay una imagen en la Iglesia de San Cristóbal en la calle 50.

Los esclavos que llegaron de África trajeron su religión y la sincretizaron con la católica que encontraron en Cuba. Asimilaron la Santísima Virgen a su deidad Ochún, siendo uno de los principales personajes del panteón afrocubano. Dicen que Ochún es reina del agua clara, de la miel y le gusta el amarillo. Es por eso que, incluso los que no somos devotos de esa religión afrocubana, vestimos a nuestra Virgen con un manto amarillo y le ofrecemos flores de ese color.

La imagen de la Virgen porta en su brazo izquierdo al Niño Redentor y con su manita derecha nos muestra la Cruz. La Virgen de la Caridad, Cachita u Ochún acompaña a los cubanos donde quiera que se encuentren. En Miami existe una Ermita construida por los cubanos incluso antes de tener sus casas propias. En esa ermita se congregan cubanos y otros que han adoptado el amorpor Nuestra Señora de la Caridad del Cobre.

Cada 8 de septiembre, como en Cuba, celebran una solemne misa que tradicionalmente termina con un concierto de mariachis.

Esta imagen que encontramos en La Ermita de Miami fue traídaa comienzos de los 60 por un joven disidente. La imagen había sido entregada en resguardo a la Embajada de Italia en Cuba y los funcionarios de ese país, al saber que este joven había obtenido el salvoconducto para abandonar el país, se la llevaron a donde se encontraba refugiado, la embajada de Panamá, y de allí al aeropuerto.

La Virgen de la Caridad, Cachita u Ochún es un elemento aglutinador de todos los cubanos, incluso los no católicos o no creyentes en la religión afrocubana.

Es nuestra madre por encima de credos, edades, situación  económica y política.

Frank Fernández

Traductor, intérprete y filólogo.(altus@sureste.com)

Publicado en Diario de Yucatán

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: