Viernes , agosto 17 2018
Portada / Quintana Roo / Secundarias QROO / Devastan Playa Langosta para construccion de un Hotel
Playa Langosta

Devastan Playa Langosta para construccion de un Hotel

Uno de los grandes beneficiados por la venta de terrenos durante la administración del ex gobernador Roberto Borge es ahora quien edifica un lujoso hotel en Playa Langosta, al que ambientalistas acusan de devastación ambiental.

Se trata de Armando de Jesús Palma Peniche, quien el 16 de diciembre de 2011 recibió por parte del Instituto de Patrimonio del Estado (IPAE) un predio de 48 hectáreas ubicado en  la Supermanzana 299 de Cancún, en una venta directa por 9 millones 766 mil 279 pesos.

Este inmueble tiene un valor catastral de 48 millones 6 mil 541 pesos, es decir, fue rematado al empresario en la cantidad de 38 millones de pesos menos de su valor original.

El IPAE vendió el terreno a la empresa ADEQROO S.A de CV, la que a su vez en 2015 lo traspasó al fiduciario Banco Invex Institución de Banca Múltiple, donde se designó como como fideicomisario a Grupo Inmobiliario Arca, otra de las tres empresas impulsoras del complejo hotelero en Playa Langosta.

Palma Peniche fue también uno de los mayores beneficiados con predios vendidos a precios subvaluados durante el sexenio de Félix González Canto, actual senador priista.

El empresario inmobiliario arrastra diversos escándalos de corrupción en el sureste mexicano. También fue favorecido por el gobierno de Yucatán durante el periodo de Dulce María Sauri Riancho, que le otorgó de forma gratuita unas 15 mil hectáreas de la reserva territorial del estado para la construcción del fraccionamiento Francisco de Montejo, según documentó en 1994 la revista Proceso.

Y ahora en su nueva aventura hotelera en Playa Langosta, el empresario cuenta ya con los permisos necesarios para su construcción, según la dirección de Protección Civil del municipio de Benito Juárez, y se le ha autorizado la Manifestación de Impacto Ambiental por parte de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

No obstante, ambientalistas denuncian que el proyecto no está apegado a las normas ecológicas.

Katherine Ender, representante de la Asociación Movimiento Social en Pro de los Derechos del Pueblo, acusó que en los trabajos de preparación del terreno se ha incumplido la Manifestación Ambiental, promovida por Banco Invex, ADEQROO y Grupo Inmobiliario Arca.

Antier la activista filmó y circuló a través de sus redes sociales el posible derrame de aguas negras en Playa Langosta, lo cual fue desmentido por la propia constructora, al afirmar que se trató de agua proveniente del subsuelo.

“Ha habido daño al manto freático, este predio antes era un humedal, aquí nunca se debió deforestar en su totalidad”, respondió la ambientalista.

“El lugar fue talado por completo, ahí existían manchas de mangle y palma de mar, especies de flora que servían como nido a los cangrejos, lo que impactará negativamente al equilibrio ecológico”, añadió.

La misma Manifestación de Impacto Ambiental emitida por Semarnat prohibió a la empresa desarrolladora talar especies de manglar, así como dañar los humedales costeros, lo cual no se respetó.

“Queda prohibida la remoción, relleno, trasplante, poda, o cualquier obra o actividad que afecte la integralidad del flujo hidrológico del manglar; del ecosistema y su zona de influencia; de su productividad natural; de la capacidad de carga natural del ecosistema para los proyectos turísticos; de las zonas de anidación, reproducción, refugio, alimentación y alevinaje; o bien de las interacciones entre el manglar, los ríos, la duna, la zona marítima adyacente y los corales, o que provoque cambios en las características y servicios ecológicos”, se lee textual en la declaración.

En las condicionantes impuestas por la Semarnat, la constructora se comprometió a mitigar el desequilibrio ambiental que pudiera ocasionar la obra, lo cual, acusa Ender, no se ha cumplido en ningún sentido.

Actualmente hay una denuncia interpuesta ante la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (Profepa) y ante la Procuraduría General de la República, con las cuales la organización pretende la suspensión definitiva de las obras.

El proyecto contempla la construcción de 466 cuartos de hotel en un edificio de 20 pisos sobre 5 mil 700 metros cuadrados, con una inversión de 100 millones de dólares.

 

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *