domingo , noviembre 29 2020
Portada / Yucatán / Secundarias Yucatan / Creciente inseguridad en costa yucateca

Creciente inseguridad en costa yucateca

Fuente: Diario de Yucatán

La derrama económica propiciada por los turistas tanto estadounidenses como canadienses, que cada año arriban a la costa en la temporada invernal, se ve amenazada por la creciente ola de robos a casas habitación de la zona, quienes atraídos por la fama de Yucatán con altos niveles de seguridad como como se maneja en discursos públicos, los temporadistas canadienses, estadounidenses y yucatecos ven que al menos el corredor habitacional Chicxulub-Uaymitún no es seguro para vivir, sino todo lo contrario: es un botín para los ladrones que aprovechan que esa zona está prácticamente desprotegida.

La obscuridad reinante por la falta de alumbrado público, la falta de patrullaje policiaco y la ausencia de una estrategia formal de seguridad en el corredor Chicxulub-Uaymitún, ha demostrado el desinterés de la Fiscalía General del Estado por investigar, aclarar los robos y acabar con la impunidad, alienta cada vez más la presencian de ladrones en esa zona que es de alta plusvalía en el municipio de Progreso.

Los propietarios yucatecos, han sido víctimas de los atracos a la par que los extranjeros; ven y graban con cámaras de vigilancia privada cómo los delincuentes andan a altas horas de la noche, burlando el “toque de queda”, sin importar ni temer la presencia de la Policía Municipal edel Puerto, ni a los elementos de la Guardia Nacional y la Marina que tienen a su cargo la vigilancia de la playa.

El popularmente llamado “toque de queda” dispuesto por el gobierno estatal  para todo Yucatán es de 11:30 de la noche a 5 de la madrugada, para quienes no realizan alguna actividad esencial.

Las denuncias contra los ladrones están archivadas en la Agencia del Ministerio Público  del fuero común de Yucalpetén,  en Progreso, y los responsables de la oficina ni siquiera cumplen con las  formalidades mínimas para investigar los hechos. Los agentes se limitan a recibir y plasmar la narración de los hechos de las víctimas en un acta ministerial, según narra una de las personas afectadas por los robos.

“No fueron a tomar fotos, ni huellas ni hacer alguna investigación del robo en mi domicilio”, aseguró L.G.N., una de las víctimas de los ladrones.

La Policía de Progreso, rebasada

Los habitantes de la zona comentan que la policía de Progreso ha sido rebasada, como comenta un vecino que pidió el anonimato “porque los vándalos y ladrones son  vengativos”, consideró que la Policía Municipal de Progreso ya fue rebasada por la delincuencia local y debería ceder las funciones de policía preventiva y de vigilancia a la Secretaría de Seguridad Pública, “cuyos agentes son más profesionales,  tienen mayor tecnología y estrategias, están entrenados en labores de inteligencia policial y saben hacer mejor su trabajo contra la delincuencia”.

Los vecinos alertan acerca del otro peligro que corre Progreso: los  jubilados y pensionados de Canadá y Estados Unidos que llegan cada año podrían dejar de venir por la alta inseguridad en esa zona de descanso.

“Nosotros, los propietarios de casas de playa, en realidad dejamos poca derrama económica en el municipio, pero los extranjeros que vienen a vivir por meses dejan muchas  ganancias a todos por los servicios que demandan”, subrayó un entrevistado en ese corredor playero.

La noche del viernes 28 de agosto pasado L.G.N. realizó una pijamada con sus dos hijos y esposo.  Todos terminaron cansados al grado que durmieron  profundamente en una habitación de la planta alta de su residencia en la zona veraniega de Chicxulub Puerto y al despertar al día siguiente se dieron cuenta que faltaban algunos objetos de la residencia y el desorden que había.

Fue cuando L.G.N. se dio cuenta que durante la madrugada entraron y se robaron todos los  aparatos electrónicos de sus hijos, además de un teléfono celular y la  laptop de ella.

Por medio del sistema de rastreo del “smartphone” sustraído ubicó al aparato y a quien lo tomó.  Siguió su ruta  y se percató que  el teléfono fue desconectado a la 1 de la madrugada a tres cuadras de su casa,  luego lo rastreó a las 10 de la mañana del día siguiente en la glorieta conocida como Los Cangrejitos del  puerto y más tarde se activó por el Anillo Periférico de Mérida en la salida a Cancún; la última señal fue siempre por el Periférico, cerca de la avenida que lleva a Xmatkuil.

Allí “murió” la señal, por lo que cree que alguien con conocimientos en dispositivos electrónicos desactivó el aparato y el sistema de rastreo.

Con todos esos elementos y las evidencias del robo interpuso la denuncia número 11/GD/001188/2020 el 29 de agosto pasado en la oficina de la Fiscalía que funciona en el puerto de abrigo de Yucalpetén.

 “Supe que esa misma noche o madrugada hubo tres robos en la zona veraniega de Chicxulub Puerto”. “Vecinos lograron grabar con las cámaras que tienen en sus casas de la playa a dos adolescentes que entraron a un predio,  salieron y caminaron a la orilla de la playa. Son dos chamacos, tienen aspecto de adolescentes, y solo les interesaron los aparatos electrónicos y unos tenis Adidas, que como no les vinieron los tiraron en la calle”.

La residencia veraniega de L.G.N. tiene servicio de  vigilancia privada,  pero el responsable de ese turno no vio nada ni tampoco el velador de la zona habitacional, y tampoco el vigilante de una casa aledaña;  está consciente de que los vigilantes no pueden permanecer todo  el tiempo despiertos y en algún momento se han de dormir y parece que los ladrones que operan en ese corredor costero ya estudiaron los horarios.

La seguridad en Progreso es una prioridad.

Por esto el día de hoy instalamos el nuevo sistema de videovigilancia 24/7 en el Puerto, el cual cuenta con una cámara 360 grados y un intercomunicador con bocina que está directamente conectado con la Dirección de Seguridad Pública. pic.twitter.com/Kf5APqy1HR

— Julián Zacarías Curi (@JULIANZACARIASC) June 1, 2019

De acuerdo con la denunciante, desde que interpuso la denuncia por el robo hasta el día de hoy ningún policía, ningún agente ministerial, ningún perito… nadie de la Fiscalía se ha presentado a su domicilio para recabar evidencias de los ladrones y tampoco le informan del seguimiento de la querella interpuesta.

“Di a la Fiscalía los elementos para que investiguen, creo que no lo hacen, nadie se ha comunicado,  nadie ha venido a la casa”, afirmó.  “Jamás vinieron a tomar fotos ni recabar huellas, de seguro nada están haciendo”.

“La gente del pueblo sabe quiénes son los ladrones. Yo creo que son del mismo pueblo y los regentea  algún adulto porque los ladrones saben dónde vender lo que roban, sabemos que se mueven en un vehículo donde transportan lo robado y huyen del lugar. Seguro es una banda de adolescentes, con un cabecilla que sabe que si los agarran, no pisarán la cárcel ni recibirán una condena larga por los delitos que cometen”, abundó la quejosa.

“De las lámparas del alumbrado público que están justo detrás de mi casa, tres no sirven; están quemadas  y una parpadea”, relató L.G.N. “La oscuridad en que están las calles no ayudan y tampoco hay vigilancia policiaca constante. De  repente pasa una patrulla en el día, pero los delitos son de noche, y así no ayuda”.

 “Realmente atrapando primero a los delincuentes, darles un escarmiento porque si ven que no pasa nada, pues siguen robando con toda tranquilidad”, respondió. “A los canadienses siempre les roban, ya están dejando de venir. Siento que más que vigilancia, es importante que ningún robo quede impune, que castiguen a los responsables.  Aquí en la zona veraniega hay una impunidad terrible. Ya se convirtió en un botín para esta banda de ladrones”.

L.G.N sospecha que estos delincuentes, azote de la zona veraniega Chicxulub Puerto-Uaymitún, tienen una red de complicidades que los protege, “porque es inaudito que en menos de 24 horas de cometer los robos ya viajaron a Mérida y vendieron los aparatos que roban. No los venden en cualquier lugar ni los empeñan, sino que acuden a delincuentes profesionales para desaparecer los rastros de sus hurtos”.

Progreso paraíso del robo en 2019

Los ladrones, muy activos en Progreso

Casi 200 familias de Progreso  fueron víctimas de los amantes de lo ajeno en 2019.

Es decir, el año pasado cada 45 horas  se cometió un robo a casa habitación.

2017:  88 casos;  2018: 40;   2019: 195

Los afectados por la delincuencia piden al Fiscal:  “Que trabaje, que sean efectivos sus investigadores, que no haya impunidad”, enfatizó. “Ya son varios robos. De  los que tengo conocimiento son al menos 10. Que meta a la cárcel a los ladrones para desalentar este delito”, apuntó.

Reitera su teoría de que la banda está integrada por adolescentes con un manejador “que sabe que si los agarran, como son menores de edad no serán enviados a prisión y saldrán rápido. Eso se sabría si agarran a esta bandita, pero desafortunadamente no agarran a nadie”.

L.G.N. lamentó que la ola de robos siga en aumento en esta zona veraniega de alta plusvalía y que los rateros se aprovechen de la condición de adultos mayores de los canadienses y estadounidenses que llegan a Yucatán por su fama de ser el estado más seguro del país, algo que los propietarios de predios en el corredor costero ponen en tela de juicio.

Deja un comentario

Ver también

Julian Zacarías

El alcalde de progreso, Julian Zacarías, le da la espalda a los pobres

El alcalde de los progreseños está empeñado en romper lo que SI sirve como las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: