sábado , octubre 24 2020
Portada / La Opinión / Claroscuros de la 4T

Claroscuros de la 4T

De fideicomisos, estancias y otros desatinos

FREDDY ESPADAS SOSA (*)

Fuente: Diario de Yucatán

“Se acabaron el turismo académico a costa del erario y el simular ir a hacer trabajo de campo para devengar viáticos inmorales”, me comenta un reconocido investigador social de la Península cuando le pido su opinión sobre la desaparición de los 109 fideicomisos de distinto tipo aprobada hace unos días por la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.

Mi apreciado interlocutor abunda al respecto, señalando que en el caso de la institución a la que está adscrito el fideicomiso era objeto de las más inmorales prácticas de corrupción y simulación, al ser manejado de manera discrecional por una auténtica mafia cupular que se apropiaba de centenares de miles de pesos para dizque realizar proyectos de investigación e innovación, lo que redundaba en dobles sueldos, viáticos cuantiosos, frecuentes viajes familiares al extranjero, etc., en un contexto de actuación caracterizado por la falta de transparencia y nula rendición de cuentas.

El investigador me comenta que está a favor de la eliminación de estos fideicomisos, aunque advierte que no debió generalizarse dicha cancelación en razón de que es muy probable que algunos de ellos sí estaban cumpliendo con los objetivos para los que fueron creados.

La desaparición de los fideicomisos ha levantado ámpula en la opinión pública y, desde luego, entre algunos miembros de las instituciones afectadas por esta medida, como es el caso de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Es así que, previo a la decisión de la Cámara de Diputados, decenas de científicos e investigadores adscritos a esta institución dirigieron una reveladora carta al Congreso de la Unión, en la que manifiestan, entre otras cosas, los siguientes aspectos:

a) Cada vez que surge una nueva crisis global, como la emergencia sanitaria y económica a que nos enfrentamos actualmente, todos miran a la ciencia y la tecnología para encontrar soluciones, porque todos saben que las soluciones existentes para crisis pasadas se han encontrado en éstas.

b) México ha incrementado lentamente la inversión en ciencia y tecnología, y sus mejores logros se han basado en la existencia de estos fideicomisos, los cuales garantizan la continuidad de los proyectos de largo plazo en razón de que trascienden los periodos sexenales, flexibilizan el uso de los recursos y los transparentan.

c) El retroceso que representa la desaparición de fideicomisos que afectan el desarrollo educativo, cultural, científico y tecnológico sería un error del que le llevaría al país décadas para recuperarse, por lo que se solicita al Congreso de la Unión no aprobar su disolución.

En medio de esta intensa polémica, el presidente AMLO advirtió que exhibirá públicamente los malos manejos que se daban en los fideicomisos en comento, lo cual nos parece del todo sano para conocer más a fondo lo que ocurría en la operación de éstos.

Volviendo a los comentarios de mi interlocutor, coincido con él en el sentido de que no cabía hacer un juicio sumario, condenatorio y generalizado sobre los citados fideicomisos.

Considero que los asesores del Presidente y de los legisladores debieron haber escuchado con atención las razones de los actores afectados por la inminente desaparición de estos fideicomisos; igualmente tenían la obligación de realizar una evaluación cuidadosa sobre los fines, funcionamiento y pertinencia de cada uno de ellos, y sólo a partir de este ejercicio determinar cuáles tendrían que desaparecer y cuáles deberían preservarse.

Este caso de los fideicomisos me recuerda el asunto de las estancias infantiles, cuando de manera absurda se generalizó diciendo que todas estaban impregnadas de corrupción, procediéndose a cancelar el programa con el que se les apoyaba. Finalmente, como en el caso de los fideicomisos, se optó por tirar el agua de la bañera con todo y niño, causando tal vez más daño que el beneficio que se pretendía obtener.

En esta tesitura, soy de la opinión de que “no todo está podrido en Dinamarca” y que ninguna nación se puede inventar de nuevo cada seis años. También sostengo que el ejercicio del poder siempre debe estar sujeto al escrutinio público y a la crítica fundada y argumentada.

Como muchos saben, soy y sigo siendo partidario de los grandes cambios que se impulsan en todo el país bajo el paraguas de ese gran proyecto denominado la Cuarta Transformación.

Sin embargo, como investigador y analista de los fenómenos políticos, sociales, económicos y culturales debo mantener la suficiente independencia intelectual y el necesario espíritu crítico para expresar mi desacuerdo sobre determinadas decisiones o acciones que no me parezcan adecuadas, útiles o justas, como es el caso de las estancias, los fideicomisos y la exclusión de la biotecnología como rama prioritaria en el Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt, entre otros desatinos.

Derivado de mis propias convicciones, acuñadas en un largo proceso de formación y reflexión sobre el sinuoso desarrollo que ha seguido el país, le apuesto sin ambages al éxito del proyecto transformador que encabeza el Presidente de la República, pero creo que puedo contribuir mejor a este éxito cuestionando a tiempo, y no a toro pasado, lo que tenga que cuestionarse y criticarse. Al tiempo.— Mérida, Yucatán.

canek_1999@yahoo.com.mx

Doctor en Educación. Director de la Universidad Pedagógica Nacional en Yucatán

Deja un comentario

Ver también

Estancias Infantiles

Pagarán a las Estancias Infantiles que se Ampararon

Según información publicada en el Semanario Judicial de la Federacion. ; En la reforma constitucional …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: