Sábado , junio 24 2017
Portada / La Opinión / Cala el dolor hasta las fibras insondables de nuestra esencia humana

Cala el dolor hasta las fibras insondables de nuestra esencia humana

El crimen atroz perpetrado contra Emma Gabriela

Por BEATRIZ CASTILLA RAMOS (*)

BOMBAY, Maharastra, India.- El crimen atroz perpetrado contra Emma Gabriela, no es un feminicidio más, es un crimen cuyos antecedentes de violencia institucional, nos conduce imperantemente a tomar el hilo de la imbricada madeja de corrupción sin límites, sin nombre, ¡que no puede quedar impune!
Desde el lejano oriente recibí a primera hora la demoledora noticia, ¡mi corazón se desgarra ante el dolor de sus inocentes criaturas, testigos de esta atrocidad!

A su inquebrantable madre doña Tere, a su padre, hermanos, los abrazo con toda mi alma ¡en silencio absoluto!

Exigimos que no tenga un tinte político, que no hayan protagonistas de este profundo dolor que nos paraliza.

#todossomosemagabriela. En nombre de nuestra querida Gabriela ¡demandamos se elimine el nombre de Mérida como la ciudad de la paz! , ¡que no sigamos gravitando en la impotencia colectiva! Que se apaguen los reflectores de la ciudad.

Estamos de luto tod@s. ¡Exigimos justicia!¡La pena corporal a cadena perpetua! que se endurezcan las leyes, como en otros países como España, que enarboló está iniciativa hace ya algunos años.

No juzguemos sin pruebas, ¡hay que esclarecer inmediatamente esta tragedia!

Declaremos el día de hoy en silencio luctuoso. Gabriela, madre, mujer, joven. Tres niños destrozados, sus padres, amigos. Mi corazón se desgarra pero no puedo callar porque si callamos ¡somos cómplices!

Emma Gabriela es emblema , mártir, sublimémosla como se merece , y caiga todo el peso de la ley a los culpables.

Nuestro amor y oraciones en estos aciagos momentos de sufrimiento, rabia, desconsuelo. Por favor, ¡toda la ciudadanía unida en un solo corazón y en pie de lucha!

Me mantendré atenta desde el otro lado del mundo, en silencio y en oración.

¡Que degradación del que ostenta nombrarse como ser humano!

Mi alma se desgarra ante tanto dolor sin calificativo.

Te conocí Gaby en 2013, con tu mami, seguimos tu calvario hasta que pensamos que sería el punto final… no tengo más palabras.

(*).- Antropóloga. Doctora investigadora de la Unidad de Ciencias Sociales de la Uady.

(Diario de Yucatán)

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *