sábado , diciembre 15 2018
Portada / Quintana Roo / Secundarias QROO / Buscan Venezolanos refugio en Cancún
Venezolanos

Buscan Venezolanos refugio en Cancún

CANCÚN, Q. ROO.- Las desgarradoras imágenes sobre la Primera Guerra Mundial descritas por el escritor norteamericano Arthur G. Solmssen en su libro Una reina en Berlín, se trasladaron de golpe a la realidad del joven Regulo Millán en su natal Venezuela con el régimen de presidente Nicolás Maduro promotor de la revolución bolivariana.

Como en la Alemania de principios del siglo XX cuando la población vio perder miles de hectáreas cultivables, así como gran parte de su producción minera y de energéticos, la paralización de la industria, la dramática escasez de bienes, el desequilibrio de su moneda que originó la primera hiperinflación de la historia, Regulo Millán sintió ser parte del juego angustioso de un espejo frente a otro en su Venezuela de principios del siglo XXI.

Pero lo que más le impactó de esos relatos de 1922 fue la imagen de aquellos ciudadanos alemanes cargados de cestos o carretillas repletos de billetes, hasta por 16 billones de marcos, para cambiarlos por el equivalente de una libra esterlina, y que para el joven venezolano se veía tan ajenas y lejanas pero que en cuestión de un quinquenio del gobierno bolivariano se convirtieron en la cruda realidad.

Mientras cuenta esta experiencia, Regulo hace fila con otro centenar de venezolanos que esperan turno en la sede de la delegación del Instituto Nacional de Migración (INM) en Cancún para la regularización de sus trámites migratorios en México. “Me vine por la inseguridad que se estaba viviendo. Yo no pretendía ser Simón Bolívar, yo solo quería vivir bien, así que mejor hui”, resume.

Antes de dar ese doloroso paso, tuvo que abandonar la carrera de ingeniero químico en la Universidad de los Andes cuando cursaba los últimos semestres, soportar la escasez de productos de la canasta básica, el desplome en los precios de los energéticos y observar impotente, cómo el tobogán especulativo cambiario alcanzó los 79 mil bolívares por cada dólar. Supo entonces que la trama de novela de Arthur G. Solmssen lo había alcanzado y voló hacía Cancún.

Ahora, como cada lunes, acude desde hace meses a las instalaciones del Instituto Nacional de Migración para continuar con sus trámites de solicitud de refugio, junto a decenas de sus paisanos.

En los últimos años, las solicitudes de refugio de venezolanos han repuntado. En 2013 se registró sólo un caso, pero para 2017 ya se contaban 4 mil 42; cifra rebasada únicamente por Honduras, primer lugar en la lista que publica la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar).

Del total de solicitudes del 2017, aún están en trámite 3 mil 67, cifra que se incrementa a 7 mil 719 si se considera a los ciudadanos de los otros 54 países que también buscan refugio en suelo mexicano. Para dar salida a este universo de solicitudes la Comar cuenta apenas con 22 oficiales de protección.

De este total, nueve están en Quintana Roo, diez en Chiapas, dos en Veracruz y una en Tabasco. En otras palabras, 22 oficiales tuvieron que resolver 14 mil 596 solicitudes en 2017, es decir, 664 cada uno.

“Es mucho menos que insuficiente… la estructura de la Comar no da para atender los casos que estamos recibiendo”, comentó un funcionario de la Dirección de Protección y Retorno de la Comar.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: