Miércoles , octubre 17 2018
Portada / Campeche / Secundarias Campeche / 36 madres festejarán 10 de Mayo recluidas en penales campechanos
penales campechanos

36 madres festejarán 10 de Mayo recluidas en penales campechanos

De las 42 reclusas de los centros de Readaptación Social (Ceresos) de San Francisco Kobén y Carmen, 36 son madres y por ahora no hay ningún menor de edad conviviendo con ellas, informó la subsecretaria de la Secretaría de Seguridad Pública  (SSP), Rosa María Palacios Suárez, al precisar que el ultimo bebé permaneció hace cuatro meses, cuando su progenitora decidió encomendárselo a sus familiares con siete meses de nacido.

De ellas, 31 se encuentran en San Francisco Kobén y 11 en el Carmen. Por el fuero común están sentenciadas 14 y procesadas seis; por el fuero federal hay ocho  sentenciadas y tres procesadas. En Carmen ninguna está por delitos federales, aunque por lo común hay 11, ocho procesadas  y tres sentenciadas.

Los tipos de delitos varían. En Kobén están principalmente por homicidio calificado, delincuencia organizada, contra la salud en la modalidad de narcomenudeo, venta y posesión de mariguana, y feminicidio. En Carmen por robo con violencia, privación de la libertad y delitos contra la salud, fraudes y homicidios calificados.

Entre las privadas de la libertad, 36 manifestaron ser  madres de familia, de las cuales 27 están en San Francisco Kobén y nueve en Ciudad del Carmen. Pese a que la Ley Nacional de Ejecución Penal que entró en vigor en 2011 especifica que el niño o la niña pueden permanecer dentro del penal hasta los tres años de edad, por ahora no hay.

“La madre es la que decide cuánto tiempo quiere tenerlo. Hasta hace cuatro meses hubo un bebé de siete meses de nacido y en años anteriores los hijos de las reclusas  podrían permanecer por más tiempo”, señaló Palacios Suárez.

En los últimos cinco años sólo han permanecido  tres niños, mientras en Carmen el último estuvo hace cuatro años. Las internas dan a luz y por lo regular deciden encomendar al bebé a su familia.

A ninguna de las mujeres en el momento de ingresar al penal se les ha confirmado  embarazo, y tal situación deriva de las visitas conyugales, que son posibles cuando la pareja  cumple con los  trámites administrativos.

Los centros penitenciarios en cumplimiento a sus derechos humanos brindan atención médica, y cuando la mujer va a dar a luz y requiere atención más especializada, se le lleva a los hospitales. Hasta el momento no se registran decesos.

Tomando en cuenta el interés superior del niño, el Estado tiene el compromiso y la obligación de dar seguridad social, garantiza que el bebé tenga identidad mediante el Registro Civil para tramitar su acta de nacimiento, con la SSA las visitas programadas con el pediatra, y con el ginecólogo para la atención a su madre, mientras el médico general dentro de los centros da seguimiento a las indicaciones dadas en el hospital, añadió Palacios.

Cuando nace el bebé, junto su madre son canalizados a otra celda más amplia, con dos por 1.5 metros. Para que duerman se les da una cama de un solo nivel para mejor comodidad y evitar accidentes, y el equipo necesario que les permita estar en equidad  de un niño  fuera del centro, ya sea para asearlo o calentarle la leche, entre otros. Además hay un área de juegos con una mesita para que use el menor cuando tenga la oportunidad de sentarse.

Las  autoridades corresponsables ayudan al sistema penitenciario en dar esa seguridad, desde los Sistemas para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), la Secretaría de Educación (Seduc), el Instituto de Capacitación para el Trabajo (Icatcam), y organizaciones civiles.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *